Grau asegura que el precio de Valencia Summit venía dado desde la Generalitat

Alfonso Grau, Rita BarberáAlfonso Grau, exvicealcalde del Ayuntamiento de Valencia

El vicealcalde del Ayuntamiento de Valencia y presidente de la Fundación Turismo Valencia Convention Bureau (FTVCB), Alfonso Grau, ha asegurado en su declaración como imputado ante el juez del ‘caso Nóos’ que el precio de los eventos Valencia Summit, que costaron a las arcas públicas 3,6 millones de euros, vino dado desde la Ciudad de las Artes y las Ciencias, perteneciente a la Generalitat, previa determinación por parte del Instituto Nóos presidido entonces por Iñaki Urdangarin.

En su declaración ante el juez José Castro, que se ha prolongado durante aproximadamente una hora y ha tenido lugar en los juzgados de Vía Alemania de Palma, Grau ha insistido en el carácter privado de la FTVCB, que junto a Cacsa y Nóos firmó en 2004, 2005 y 2006 el convenio y sus dos posteriores addendas para la celebración de las tres ediciones del Valencia Summit, por lo que ha negado que desde el consistorio valenciano hubiera podido producirse un desvío de fondos a la organización de los eventos, según han señalado fuentes jurídicas.

Esta afirmación contrasta con las conclusiones arrojadas en sendos informes por parte de la Intervención General de la Administración del Estado (IGAE) y el Tribunal de Cuentas, en los que determinan que la FTVCV pertenece al sector público, integrada en concreto en el Ayuntamiento de Valencia y, por tanto, está sometida a las normas de contratación pública.

Por otro lado, Grau ha recordado que fue el ex secretario autonómico de Turismo Luis Lobón quien le comunicó que se había reunido con el exsocio de Urdangarin Diego Torres y con el entonces director general de Cacsa, José Manuel Aguilar, de cara a negociar la celebración de los Summit, y quien le dijo que le enviaría un dossier con las condiciones para la organización de estos eventos.

En esta línea, ha apuntado que sabía que Urdangarin estaba detrás del Instituto, lo que, según ha recordado, contribuyó a que se decantaran por Noos para la celebración de los Valencia Summit. De hecho, ha subrayado que si el Duque no hubiera estado presente en la entidad, ésta no habría sido contratada. Grau ha señalado al respecto que inicialmente estaba previsto impulsar cuatro ediciones, si bien la última no se celebró porque el marido de la Infanta Cristina ya no pertenecía a Nóos.

Finalmente, el imputado ha recalcado, ante el elevado precio de los Valencia Summit, que puesto que era un patrocinio no hacía falta justificar las facturas. Y es que, según un informe de la Agencia Tributaria, sólo en 2004 Nóos destinó a la preparación del primer Valencia Summit 194.436 euros, a pesar de que para ello había percibido un total de 1,044 millones públicos.