Isaura Navarro reclama al PP la retirada de los recursos contra el Derecho Civil valenciano

Compromís pide incluir a mujeres de más de cuarenta en los planes de fertilidadCompromís pide incluir a mujeres de más de cuarenta en los planes de fertilidad

Isaura Navarro reclama al PP la retirada de los recursos contra el Derecho Civil valenciano. La diputada de Compromís en Les Corts, Isaura Navarro, ha calificado de enormemente preocupantes las informaciones periodísticas según las cuales ya es inminente el fallo del Tribunal Constitucional por el que tumbará la Ley de régimen matrimonial valenciana, la primera sobre el Derecho Civil valenciano sobre la que tenía que dirimir.

Según Navarro, “el único avance que tuvo la reforma del Estatuto de 2006 fue el reconocimiento del derecho civil valenciano. Los que lo votaron a favor son los que lo han recurrido y mantienen esos recursos. Y ahora está a punto de dictarse una sentencia que nos va a negar nuestro autogobierno en un aspecto en el que sí que están disfrutando otras comunidades como las Islas Baleares, Galicia o Euskadi”.

“Desde Compromís hacemos un llamamiento al gobierno del PP que retire ya esos recursos antes de que sea demasiado tarde. Ese gobierno en funciones del PP que está pactando con el gobierno catalán no llevar al Constitucional cinco conflictos de competencias con la Generalitat catalana y al mismo tiempo no retira los recursos contra el Derecho Civil valenciano. Porque el PP vota aquí unas cosas y luego en Madrid las traiciona. Desde Compromís reclamamos coherencia y respeto por nuestro autogobierno”, ha concluido Navarro.

El debate sobre el Derecho Civil valenciano está de actualidad, desde hace varias semanas, y está dividido en dos vertientes: la reivindicación a Madrid para que retire los recursos de inconstitucionalidad contra este código propio y el debate sobre la custodia compartida en la Comunitat Valenciana, recogido en el Derecho Civil valenciano, que se basa en el Derecho de Familia. Respecto a este último debate, el PSPV-PSOE defiende el mantenimiento de un Derecho Civil propio, pero modificando lo relativo a la vigente legislación sobre la custodia compartida, con la que los socialistas no están de acuerdo.