La Asociación del Metro vuelve a concentrarse este sábado

 La Asociación de Víctimas del Metro del 3 de Julio (AV3J) volverá a concentrarse este sábado, 3 de mayo, tras el “llenazo” de la Plaza de la Virgen hace un año. El encuentro, que tiene lugar todos los meses tras el accidente en la Línea 1 de Metrovalencia, que en 2006 costó la vida a 43 personas y causó heridas a otras 47, está previsto a las 19 horas, y en el mismo se seguirá denunciando que Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) disponía de las medidas de seguridad “capaces de evitar un exceso de velocidad”, pero “no las empleó en la Línea 1”.

   La asociación ha explicado en un comunicado que paralelamente a estas concentración, en el juzgado se sigue una investigación en la que día a día “prosiguen las comparecencias que van sacando a la luz la mala actuación de Metrovalencia”.

   Al respecto, ha recordado la “desaparición” del libro de averías, que según el policía que intervino en el Informe Policial, “estuvo buscando en la cabina, y el libro no estaba”. Otra “irregularidad” es la lectura de la caja negra, que tuvo lugar en las instalaciones de FGV, sin presencia judicial, y con el resultado del borrado de datos, “aunque según testimonio de trabajadores y de personal de la empresa fabricante, se tiene que hacer manualmente”, han puntualizado.

   Es decir, la asociación entiende que FGV “destruyó pruebas”. Pero “por si esto no fuera suficientemente grave, siguiendo con la estrategia por parte de FGV de entorpecer la investigación del accidente, la dirección de Metrovalencia mintió al perito judicial diciendo que el vagón siniestrado no había descarrilado anteriormente”, han lamentado.

   La dirección de FGV “también ocultó” el Informe de Prevención de Riesgos Laborales correspondiente al 2006, cuyo resultado era “desfavorable”, y que establecía que Metrovalencia “no cumple los requerimientos de dicha ley”, y no lo entregó “hasta que no tuvo más remedio, obligado por la Inspección de Trabajo”. Es decir, FGV “ocultó información relevante a la investigación, hasta que prescribió la responsabilidad por las deficiencias reflejadas”.

   FGV –han agregado desde la asociación– “no investigó el accidente ocurrido en Picanya en 2005, ni investigó el accidente de 2006, incumpliendo así la Ley de Prevención del Riesgo Laboral”. Por último, han indicado que el organigrama aportado por FGV “no corresponde con las secciones de los trabajadores que están declarando estos días”.

   “Las comparecencias de estos últimos días –han apuntado– nos han descubierto una estructura diferente de la remitida por FGV, lo que hace imposible establecer quién tenía que controlar la seguridad de los viajeros”.