La EMT defiende un 40% de ahorro con el bono Jove frente a la petición de uno infantil

“Los títulos que la EMT ofrece actualmente son suficientes”. Con estas palabras se expresaba hace unos días el concejal de Circulación y Trasnporte y presidente de la empresa municipal, Alberto Medoza, preguntado respecto a la creación de nuevos bonos para viajar en el bus por la ciudad, ajustados a diversas realidades ciudadanas. Una apuesta la del Ayuntamiento que venía reforzada este fin de semana por un argumento más en las redes sociales: el Bono Jove te permite ahorrar un 40% respecto al Bonobús plus.

Es decir, la inversión de 30 euros mensuales para realizar viajes ilimitados durante 30 días, desde el momento de la expedición personalizado, en primera instancia y sus recargas, posteriormente,  dirigida exclusivamente a menores de 26 años; frente al bono tradicional de 8 euros y 10 viajes, con posibilidad de hacer trasbordos ilimitados en el transcurso de una hora desde una primera validación.

Este reclamo que puede resultar muy atractivo y suficiente para esos jóvenes estudiantes de la ciudad (empadronados en ella y/o matriculados en algún centro de Valencia), no resulta suficiente para aquellas personas adultas con hijos mayores de 6 años (puesto que el servicio es gratuito en la EMT hasta esta edad). Pero “no es lo mismo que adolescentes y jóvenes aprovechen este bono para viajar a cualquier hora, en fin de semana y entre semana, para ir a clase y para salir con los amigos, que un niño que no tiene las mismas condiciones de independencia de ningún tipo y depende tanto de la economía como la voluntad de su padre o tutor”, argumenta la voz ciudadana que apoya la iniciativa de crear un bono infantil propiamente.

Desde finales de febrero la EMT celebra el crecimiento de traslados realizados por usuarios y los vincula a las ventajas de los títulos como Bono Oro y EMT Jove. Pero el éxito de este último entre el público infantil que también pretende abrazar (de 6 a 26 años) es un dato desconocido. También para el movimiento ciudadano que ya ha recogido cerca de 2.800 firmas a día de hoy y que prevé presentarlas por registro de entrada en el Ayuntamiento la semana que entra.

Especialmente, se preguntan qué impacto puede tener entre los menores de 6 a 13 años y la conveniencia o interés para los padres de hacerles titulares de dicho abono. Es una de las preguntas que el cabeza de la iniciativa, Ignasi Cuenca, quiere hacer personalmente al concejal Mendoza próximamente. Además, insiste en la propuesta básica es que se estudie permitir viajar con dos menores de 6 años gratis por cada adulto de pago “para equipararnos un poco al metro donde viajan dos menores de 10 años por cada adulto. Pero el objetivo final es un abono infantil a un precio asequible para las familias y facilidades para las familias numerosas, hijos de parados y con pocos recursos”, explicó Cuenca a este periódico.