La era del “eco-fallero”

Estas Fallas se presentan ecológicas y comprometidas. Hace unos días conocíamos una campaña municipal empeñada en “dar la lata” y ahora llega otra centrada en el reciclaje de botellas tanto en las casales como en la vía pública. Así, Valencia consolida en 2014 su compromiso con el medio ambiente implicando de pleno a la comunidad fallera para, además, dar ejemplo al resto de ciudadanos y visitantes de la ciudad en estas fechas. El reto se dirige a 20.000 falleros con el objetivo de reciclar 40 toneladas de envases de vidrio durante las Fallas 2014.

Son en total 107 las comisiones voluntarias involucradas en el proyecto piloto de fomento de buenos hábitos. Se presentó este viernes, con la falla Olivereta- Cerdà y Rico como anfitriona, en un acto en que se dieron cita la concejala de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, Mª Àngels Ramón-Llin, el director de Marketing de Ecovidrio (la entidad sin ánimo de lucro impulsora de la iniciativa), Borja Martiarena, y el presidente de la comisión, Juan Banacloy.

Belén Chulià, Fallera Mayor de la comisión Olivereta-Cerdà i Rico.

La iniciativa “cuenta con la colaboración de la asociación sin ánimo de lucro Ecovidrio, siguiendo la línea emprendida por el Ayuntamiento el pasado año 2013 con la campaña de recogida de vidrio en Fallas “En Fallas no ens falles”, iniciativa pionera que permitió incrementar de forma considerable el reciclaje de vidrio durante las fiestas”, indicaron fuentes municipales.

La campaña gratificará “el esfuerzo a todas las fallas implicadas que hayan conseguido este reto medioambiental, con un premio consistente en mejoras de equipamientos e instalaciones en sus casales por un valor de 720 euros”, indicó Ramón-Llin, un aliciente interesante para todas ellas dadas las circunstancias económicas por las que pasan la gran mayoría de comisiones hoy en día.

Este año, como novedad, la campaña “El vidre a banda” proporcionará contenedores verdes de reciclaje a más de un centenar de comisiones falleras para facilitar su posterior reciclado, “además de personalizar los iglús, que serán rotulados con el escudo identificativo de cada falla“, una tarea que ya arrancó en la noche del jueves, tal y como este periódico pudo comprobar por el centro de la ciudad.

“Con esta iniciativa, los falleros asumirán el reto de tratar de que cada una de las comisiones participantes consiga reciclar al menos, 400 kilos de vidrio. Para ello contarán con la colaboración de bares, restaurantes, comercios y vecinos, es decir, lo que supondrá implicar a todos los vecinos de su barrio en la concienciación sobre  la importancia del reciclaje”, afirmaron desde la concejalía.

La tendencia del reciclado en Valencia va creciendo y con estas campañas se pretende continuar en esta línea. El pasado año se reciclaron más de 12.000 toneladas de vidrio, lo que supone un incremento de un 31,5% respecto al año 2006, lo cual indica que los valencianos “reciclamos cada vez más y mejor”, aseguró la edil.