La foto con Castedo no inquieta a Fabra… pero la evita

Finalmente, el presidente de la Generalitat Valenciana, Alberto Frabra, no acudirá este jueves a la inauguración de la Volvo Ocean Race en Alicante, donde estaría presente junto a la alcaldesa Sonia Castedo, doblemente imputada por el ‘caso Brugal’ y el plan Rabasa. José Císcar, vicepresidente de la Generalitat, será el sustituto en el acto del puerto de Alicante.

Un cambio en la agenda del presidente de la Generalitat es el motivo por el cual no estará presente en la ceremonia de inauguración y, por lo tanto, tampoco en la polémica fotografía con Sonia Castedo y Joaquín Ripoll, ex presidente de la Diputación de Alicante. La próxima cita se dará el 11 de octubre en la salida de la Vuelta al Mundo de Vela, donde es posible la presencia del Rey Felipe VI y cita tanto a la alcaldesa como a Fabra al evento.

El Consell, de momento, hace de tripas corazón y gestiona como puede la incómoda situación que vive el Partido Popular con la alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo. Y prueba de ello son las palabras de la consellera de Educación, Cultura y Deporte y portavoz del Consell, María José Català, quien aseguró este miércoles que el presidente de la Generalitat “siempre está al lado” de la alcaldesa a pesar de sus imputaciones.

Catalá, preguntada por si a Fabra le preocupa estar “cerca a nivel mediático” de la alcaldesa alicantina en los próximos actos institucionales que se avecinan, ha asegurado que el presidente “siempre está al lado de todos los alcaldes y alcaldesas de la Comunitat Valenciana, y por supuesto también de la de Alicante”. Y es que la foto de Castedo junto a Fabra después de todo lo que se ha hablado sobre las líneas rojas es uno de esas imágenes con las que sueña la oposición, a pesar de que no tendrá lugar.

La portavoz del Gobierno valenciano ha recordado que “hay un proceso judicial que está abierto y que hay que respetar”, pero ha insistido en que Castedo “es alcaldesa de Alicante, y siempre el presidente de la Generalitat tiene que estar al lado de todos los alcaldes de la Comunitat Valenciana”.

Català también ha dicho que la situación de gestión municipal en Alicante es “compleja” por las imputaciones a su primera edil, aunque ha mostrado esperanza en que se resuelva y ha afirmado que “hay que dejar trabajar a la justicia”.

Preguntada por la posibilidad de que la alcaldesa de Alicante dimitiera antes de las próximas elecciones municipales o, incluso, antes de la salida de la regata de vuelta al mundo a vela Volvo Ocean Race –el próximo 11 de octubre–, la portavoz del Consell ha indicado que desconocen este último extremo y ha apuntado que esta cuestión “es una valoración de partido, en la que el Gobierno valenciano no tiene que entrar”.

En este sentido, Català ha pedido respeto por la que ha sido “la voluntad democrática de los ciudadanos de Alicante”. “Tienen una corporación constituida y una alcaldesa”, ha dicho, al tiempo que ha pedido que “se deje trabajar con normalidad a su Gobierno municipal, cosa que no sucedió ayer en el pleno”, ha criticado.

DEFENSA DE LA LÍNEA ROJA DE FABRA

Cuestionada por la línea roja del presidente de Fabra, la portavoz ha defendido que el jefe del Consell “optó por esa línea roja a través de la cual ninguna persona que depende directamente de él puede estar imputada y ejerciendo sus responsabilidades. Sabemos que era una decisión complicada y una situación dura para nuestro partido, pero que era necesaria en el momento en que el presidente accedió a la Generalitat y, por tanto, todo su gobierno y el partido se mantiene al lado del presidente y de esa línea roja”.

Según Català, la “línea roja” fue diseñada “para mejorar y recuperar la confianza de los ciudadanos en una clase política que evidentemente tiene que seguir trabajando de forma honesta, y tiene que alejar todas las situaciones judiciales de su día a día”, ha dicho.