La planta noble: Esteban a Europa refuerza a Alberto

Ya tenemos cuota valenciana. Y a lo grande… Ya que Esteban González Pons no es García Margallo, no va de valenciano por tener casa en Xàbia, este es de los nuestros y de toda la vida. Aunque ahora se acerca la celebración de Sant Vicent Ferrer, y Esteban emuló al santo al declarar hace ya una década que para él la política valenciana era como para el Pare Vicent la arena que se sacudió de sus sandalias al abandonar las fronteras del Reino…

Con lo que Rajoy ha tardado en anunciar el cabeza de lista, mareando durante dos meses a la candidata Valenciano y a todo el PSOE (el cual cumple con su federación valenciana sólo con el apellido de la cabeza de lista, ya que socialistas valencianos en puestos de salida, ni uno…) y va y la totalidad de los formantes de la lista los ha solventado en 24 horas. Siendo la escudera de González Pons en la defensa de las esencias patrias valencianas Eva Ortiz, actual eurodiputada y número 20 de la lista, la cual repetirá acta de salida. Proveniente de Orihuela y mujer del Vicepresident Císcar en el organigrama del PP alicantino.

Completando la alineación: Juan Carlos Caballero, valenciano del cap i casal y líder de Noves Generacions de la CV, con el número 35; y Carla Miralles en el 53, joven concejala de Vinaròs. Las tres provincias hermanas representadas comandadas por González Pons. Dos hombres, dos mujeres, cachorros de las juventudes junto a experimentados dirigentes… de manual.

Que ya le tocaba a Esteban, pues por supuesto. Ha aguantado carros y carretas, siendo el único asistente al balcón de Génova en la noche de la victoria electoral de Rajoy que no se había visto agraciado con cargo de responsabilidad alguna. Y ya le valía a Mariano estar sin valencianos como primeras espadas de su proyecto. No podía seguir así, ya que se juega su bastión más importante junto a Madrid. Un caladero de votos a mimar y revitalizar.

Un feudo que liderado por Alberto Fabra consolida paso a paso la recuperación de su estatus como territorio de referencia. Para el PP y para el Gobierno. Así se desprende y así debe ser, coronándose en breve con la nueva financiación autonómica que ponga a la Comunitat Valenciana en su sitio. El PPCV sale reforzado y Alberto coge carrerilla. Hay partido.

Borja Belloch