La planta noble: Serafín cuelga el cartel de no hay entradas

El Astoria se quedaba pequeño, por eso se trasladó al Westin. La Tribuna Mediterránea, franquicia valenciana (siempre ocultando nuestro gentilicio, la pesadilla de la qüestió de noms…) del Fórum de la Nueva Economía, organización madrileña que se ha aupado como la referencia de los conferenciantes ilustres desde Finisterre a Cádiz, sólo seguido a distancia por los Desayunos Informativos de Europa Press –marcados por la miopía capitalina, ya que no salen de la M-30-.

Y hoy triste décimo aniversario del 11-M, en la plaza valenciana toreaba Serafín Castellano, como secretario general del PPCV. Más que torero, pilotari. Y colgando el cartel de no hay entradas disponibles. Más de trescientas personas convocadas para escuchar y atender a un Castellano crecido y omnipresente. Y arropado por toda la cúpula popular valenciana, incluido nuestra única avanzadilla en los madriles, Esteban González Pons, el cual ha oficiado de amable presentador del ponente.

Y en primera fila, todo al poder orgánico e institucional de la Comunitat Valenciana: el President Fabra, la alcaldesa Barberá, la Delegada del Gobierno Sánchez de León, el President de Les Corts Cotino, los presidentes de Diputación valenciano y castellonense Rus y Moliner… Sólo faltó la pata alicantina del trípode patrio y partidario, a saber el Vicepresident Císcar y la presidenta provincial Luisa Pastor. Pero estuvieron bien suplidos por la emergente alcaldesa de Elche Mercedes Alonso.

Además de casi todo el Consell, con alguna significativa ausencia muy comentada, y toda la nomenclatura de las fuerzas civiles, sociales y empresariales, con especial mención del activo Daniel Matoses, líder del CSIF-CV. El todo Valencia se conjuró para presenciar el discurso de Serafín Castellano, el cual compuso una buena disección del proyecto de gobierno de Alberto Fabra, reclamándolo como líder y marcando una vez más sus líneas rojas en materias como la financiación, la transparencia, la corrupción y la política social.

Una reivindicación de la política en mayúsculas, centrada exclusivamente en el beneficio de las personas. Una apuesta firme y rigurosa por el reformismo y el valencianismo, directrices centrales de la discursiva política y electoral del PP valenciano. Y una posición clara en defensa del Estatut d’Autonomía, el autogobierno y la identidad propia, encarándose cómo el verdadero referente del mensaje político estrictamente valencianista.

Castellano se ha erigido como la piedra angular en la cual Alberto Fabra está edificando su formato de partido y de gobierno. Un proyecto moderno y moderado, centrado y transparente, con fuertes anclajes liberales y con especial arraigo en la defensa de la identidad valenciana. Ya que además de pilotari es colombaire y músic, y eso se nota en la fuerza de su discurso sin aristas, en el convencimiento paciente de un trabajo bien hecho y en la composición bien afinada de un referente político indiscutible.

Borja Belloch