La primera semana de negociación

Fernando Giner, Albert Rivera y Carolina Punset

La primera semana de negociación. La política de negociación de pactos en la Comunidad ha sido nuestro primer y fundamental tema de debate la pasada semana en Veus Senyeres. Con una primera revelación de mano del militante de Compromís Alfons Puncel: los cinco ejes de negociación tripartita “son propuestas de Compromís”. Respecto la principal medida de uno de ellos, el exrector Francisco Tomás dudaba de la necesidad de crear una oficina anticorrupción “si ya no va a haber corrupción”. La líder de Compromís no le merece ningún crédito al sindicalista Fermín Palacios que la ve “dictadora y leninista”. En este sentido, y dado que según el expresidente Lerma “estamos en una situación de emergencia social muy grave”, Puig o el que sea que presida “va a estar en una trituradora”, por lo que tener al lado a alguien que se dedique a “desgastar al socio es suicida”.

Pero las opciones de gobierno no son sólo la del tripartito de izquierdas. El abogado Mariano Ayuso prefería que patronal y sindicatos se pronunciaran y dijeran qué fórmula prefieren. El senador Joan Lerma duda de que Podemos votara en contra de un gobierno de PSOE y Ciudadanos, con lo que no sería necesario que el PP se abstuviese. El también abogado Alfonso Marco dijo echar de menos “un paso adelante” de Ciudadanos para formar gobierno con el PSPV contando con la abstención del PP. El profesor Rafael Ripoll cree que Ciudadanos está cómodo no jugando un papel importante en esta coyuntura “porque así se queda virgen” de cara a las Generales, cuya inminencia es la responsable de que “el PP no encuentre con quien pactar”.

El problema del PP valenciano no es ése para otro abogado, Curro Davó. Ni su posible refundación, porque para él lo que está es “refundiéndose”. Rafael Ripoll, que milita en el PP, cree no obstante que a su partido le queda cuerda para rato porque “la semana que viene la gente votaría otra cosa”.

Del papel de Podemos en la conformación del gobierno tripartito, aunque sea quedándose fuera, el catedrático de penal Joan Carles Carbonell y el exrector de la UV Francisco Tomás discreparon abiertamente porque éste último dudaba seriamente de que “uno desde fuera pueda dar estabilidad” a un gobierno. El expresidente Joan Lerma fue a más. Su duda era de calado: “es un riesgo gobernar con Montiel (el candidato de Podemos) porque no sabemos cómo saldrá. Ahora es honrado pero …”.

A nivel local la periodista Pilar Vicente defendió que “Ciudadanos veía a Fernando Giner alcalde antes de hora”. El arquitecto José María Lozano vio claro “que los valencianos no querían a Rita a los cinco minutos”. Pese a todo Mariano Ayuso no la ve en casa sino de delegada del gobierno en la Comunidad Valenciana.

Los ecos de la pitada al Himno durante la final de la Copa del Rey en al Camp Nou resonaron también en Veus Senyeres. El escritor Joan Ignasi Culla aseguraba que si Mònica Oltra organizara “una Copa de los Païssos Catalans yo no participaría. Pues que Barça y Athlétic no participen” en la del Rey. Alfonso Puncel, de Compromís, mantiene la teoría de que la culpa del incidente la tiene el hecho de que TVE acallara hace dos años parecidos silbidos. Remató la cuestión el abogado Curro Davó recordando una final en blanco y negro con esos dos mismos equipos “haciendo todos el saludo nazi y gritando Franco, Franco, Franco”. Hablando de fútbol y de sus escándalos vía FIFA, los contertulios del martes recordaron con ironía que ninguno de los de la fifa es valenciano”.