“Menos mal que hoy no está Canal 9 para ver esto”

Las Fallas han llegado ya a Les Corts y lo han hecho con un pleno de traca. La sesión de este miércoles evidenció la crispación entre gobierno y oposición, el poco interés que algunos diputados tienen en los debates y cómo el subconsciente traiciona a otros. Ya no está Canal 9 para retransmitir las mascletàs pero, “menos mal” en opinión de la popular Sagrario Sánchez, tampoco para mostrar lo que pasa en el hemiciclo.

El petardeo comenzó con el debate del primer punto del orden del día, sobre la propuesta de Compromís de reclamar por ley la deuda histórica de la Comunidad Valenciana. El diputado del PP Rubén Ibáñez consideró que la coalición pretendría hacer “una ‘mascletà’ de la financiación”, pero su propuesta se quedaba en “esclafit“. A lo que el líder del Bloc, Enric Morera, replicó que “a alguno habría que ponerle un cohete en el culo para que se moviera y reivindicara”.

A partir de ahí, la temperatura parlamentaria fue subiendo en el tercer punto, sobre la petición del PSPV de no revender el patrimonio de la extinta Radiotelevisión Valenciana.

El diputado socialista Josep Moreno denunció que la Generalitat pretende “malvender” equipos valorados en cerca de tres millones de euros. Tras desvelar durante el debate que el Constitucional había admitido a trámite el recurso de su partido contra el cierre del ente público, pidió al Consell que espere hasta las elecciones autonómicas sin ejecutar el ERE de extinción. De lo contrario, se mostró convencido de que los tribunales darán la razón al PSPV. “Miren el escaño de [Rafael] Blasco y reflexionen”, sugirió.

En su intervención, la diputada del PP Sagrario Sánchez se limitó a hablar de la investigación del Tribunal de Cuentas sobre los números de Radiotelevisión Española, y dedicó los últimos 30 segundos de su turno a rechazar la propuesta del PSPV.

 

“Su sitio se abre con una verja”

Moreno, cabreado, espetó a la bancada popular que “su sitio en el mundo se abre con una verja y hay un guardia en la puerta”. Entonces el portavoz del PP, Jorge Bellver, pidió la palabra para pedir que no constaran en acta “todas las alusiones a la situación penitenciaria y carcelaria de los diputados”.

El diputado socialista empezó a nombrar a los diputados del PP que, según él, están “imputados implicados en casos de corrupción”. Si no lo están, “les pido disculpas”, dijo, “pero si lo están, les pido que convoquen elecciones”. Su retahíla molestó a Maite Parra y a Ricardo Costa, que quisieron intervenir por alusiones aunque Bellver y Maluenda los frenaron.

Al final la alcaldesa de Ibi sí que habló para pedir, también, que su nombre no constara en el acta de la sesión. Aunque el presidente de Les Corts, Juan Cotino, no aclaró si atendería a esta petición ni a la de Bellver.

Sánchez, en su último turno de réplica, lamentó el “espectáculo”. “Solo por hoy, menos mal que no están las cámaras de radiotelevisión porque así no han visto lo que aquí ha pasado”, le salió del alma.

Durante el debate, Cotino ordenó desalojar a un grupo de ex trabajadores del ente público valenciano que mostraron un chaleco rojo con las palabras: ‘RTVV no es tanca’. También llamó al orden en dos ocasiones al diputado socialista Rafael Rubio, aunque no fue lo último.

Por la tarde, Compromís también tuvo su ración. El vicepresidente primero de Les Corts, Alejandro Font de Mora, expulsó del pleno a la diputada de la coalición Mireia Mollà por hacer referencia al ‘caso Brugal’ en una pregunta a la consellera de Infraestructuras, Isabel Bonig. Los otros cinco parlamentarios del grupo abandonaron la sesión con ella.