Nueve ayuntamientos del PP acogen las ‘trobades’ de Escola Valenciana

Entre los meses de abril y junio de este año, Escola Valenciana tiene previsto celebrar 18 ‘trobades d’escoles en valencià’ en otros tantos municipios de la Comunidad Valenciana. Hasta nueve de ellas en localidades gobernadas por el PP, algo del todo incongruente a los ojos de la entidad Círcul Cívic, que ha pedido a los consistorios de estas poblaciones que no autoricen los encuentros. Se trata de los Ayuntamientos de Gata de Gorgos (aunque su alcaldesa dimitió esta semana y, en los próximos días, deberá elegirse un nuevo equipo de Gobierno), Benicarló, Alicante, La Romana, Sant Joan d’Alacant, Elche, Catarroja, Onil y Valencia.

Círcul Cívic se ha puesto en contacto con Presidencia de la Generalitat, con la Conselleria de Gobernación, con la Comisión de Señas de Identidad del PP valenciano y con los alcaldes de los nueve municipios populares citados para exigir la revocación de los permisos otorgados a Escola Valenciana, a la que consideran una entidad “radical” y “filocatalanista”. Además, tachan las ‘trobades’ de “eventos manipuladores y adoctrinadores de la infancia”.

En su escrito, la asociación valencianista muestra su desacuerdo y rechazo a la autorización para la celebración de estas ‘trobades’, que tendrán lugar entre los meses de abril y junio de este año. Asimismo, asegura que lo que “duele especialmente” es que la mitad de los ocho ayuntamientos que las van a acoger están gobernados por el PP, “el único defensor de las señas de identidad valencianas según las declaraciones habituales de altos cargos y responsables institucionales” del partido.

Para Círcul Cívic, las actividades organizadas por Escola Valenciana son “auténticas ceremonias de confusión, manipulación y adoctrinamiento” dirigidas a las familias valencianas, en las que con el argumento de la cultura, “se introduce a los niños y niñas valencianas en la ideología nacionalista, se les aliena identitaria y culturalmente, se les sustituye la lengua valenciana por el catalán en base a la supuesta unidad lingüística, y se les familiariza con todo tipo de simbología catalanista: desde banderas ‘esteladas’ a mapas de los inexistentes ‘països catalans’“. Éste y otros argumentos son los que incluyen en un dossier que acompañan junto a los escritos presentados ante los ayuntamientos gobernados por el PP.

Por ello, la entidad exige a los populares valencianos un “ejercicio de coherencia” y que revoquen de manera inmediata la autorización para celebrar las ‘trobades d’escoles en valencià’ en los municipios en los que gobiernan. En su opinión, la defensa de las señas de identidad y la cultura valencianas, “especialmente frente a las injerencias ajenas que sufre el pueblo valenciano a través de entidades como Escola Valenciana o Acció Cultural del País Valencià”, debe ser la máxima del PP en tanto que partido de Gobierno tanto en la Generalitat como en la mayoría de Ayuntamientos de la Comunidad Valenciana.

Asegura Círcul Cívic que la mayoría de la sociedad valenciana observa cómo “nuestros gobernantes toleran por sistema la infiltración del pancatalanismo en nuestras instituciones, y colaboran económica y moralmente en el desarrollo de sus actividades”. “No es plato de buen gusto”, concluyen desde esta entidad cívica.