Oltra carga contra el Gobierno ante el tijeretazo en el Parque Central

Parque Central de Valencia sobre el que se ha debatido hoy la modificación del proyectoParque Central de Valencia sobre el que se debate la modificación del proyecto inicial

La vicepresidenta y portavoz del Consell, Mònica Oltra, ha cargado contra el Gobierno ante el tijeretazo anunciado por Fomento en el nuevo proyecto del Parque Central. La vicepresidenta ha dejado claro que es otro ejemplo de la infrafinanciación que sufre el conjunto de la Comunitat Valenciana y que, a su juicio, el Gobierno de España “coloca a los valencianos como ciudadanos de segunda”. “No entiendo qué hemos hecho para que el Gobierno de España nos trate de esta manera”, ha lamentado.

Oltra se ha posicionado sobre la polémica del Parque Central, que ha marcado la actualidad esta semana, en la inauguración de la ‘Jornada sobre protección a la infancia: Nuevas oportunidades’, en Alicante.

El Gobierno central presentó esta misma semana las nuevas modificaciones del proyecto en el Consejo de Administración de Parque Central.  Fue el propio  secretario de Estado de Infraestructuras, Julio Gómez Pomar, quien defendió el nuevo plan de soterrar las vías en un único nivel con un presupuesto que pasa de los 2.814 millones a 1.420 millones de euros Sin embargo, las administraciones valencianas fueron contundentes al respecto y pidieron agilizar nuevas negociaciones ante un planteamiento que consideran inviable.

El nuevo planteamiento desde el Ministerio de Fomento contempla tres fases: una primera que supone que las vías de alta velocidad y las convencionales llegarían en superficie a las estaciones; una segunda en la que ambas estaciones -la de alta velocidad y la tradicional- estarían soterradas en un único nivel; y una tercera etapa en la que las dos estaciones estarían soterradas, juntas y enlazarían con el túnel pasante que llevaría a cabo Adif, hasta salir por el este con la conexión con las vías de Castellón y Barcelona. Un coste que corresponde en un 50 por ciento al Estado, en un 25% a la Generalitat Valenciana y en otro 25% al Ayuntamiento de 273 millones de euros en su primera fase, 596 en la segunda y 557 en la última.