Otros seis diputados del PP podrían seguir el camino de Martínez

Hasta seis diputados del grupo popular en Les Corts, integrado actualmente por 54 parlamentarios, podrían seguir en los próximos meses el camino marcado por la ex consellera de Turismo Milagrosa Martínez, que ha renunciado a su escaño antes de ser juzgada por su participación en el ‘caso Gürtel’. De hecho, cuatro diputados del PP están imputados en esta causa, y otros dos en la trama Brugal, centralizada sobre todo en la provincia de Alicante.

En el primer grupo se encuentran los diputados Ricardo Costa, David Serra, Vicente Rambla y Yolanda García, imputados en la causa abierta en el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana por la presunta financiación irregular del PP valenciano, derivada del ‘caso Gürtel’. Por otra parte la alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, y su antecesor, Luis Díaz Alperi, están imputados en la ramificación del ‘caso Brugal’ que investiga supuestas irregularidades en la tramitación del Plan General de Ordenación Urbana de la ciudad.

Además, Díaz Alperi está procesado por tres delitos contra la Hacienda Pública y cohecho impropio en otra causa en la que ya se ha acordado la apertura de juicio oral y en la que el instructor ha considerado que existen indicios de que el diputado pudiera haber cometido fraude en los años 2007, 2008 y 2010 en el pago del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

Milagrosa Martínez este viernes, y Angélica Such tres semanas antes, renunciaron a su escaño ante el inicio del juicio por las adjudicaciones de Fitur a la rama valenciana de la Gürtel. Pero han sido 16 en total los diputados que, a lo largo esta legislatura, han dejado el grupo popular. De hecho, el PP comenzó su mandato con 55 diputados hasta la marcha del ex conseller de Solidaridad Rafael Blasco, que pasó al grupo de no adscritos al comenzar el juicio por el desvío de fondos de la cooperación valenciana.

 

Antes, destaca la renuncia del ex alcalde de Torrevieja Pedro Hernández Mateo, condenado a tres años de prisión y nueve de inhabilitación por los delitos de falsedad documental y prevaricación en la adjudicación en 2004 del servicio de recogida de residuos sólidos urbanos de la localidad. Otra ex consellera, Alicia de Miguel, dejó la cámara autonómica por motivos “estrictamente personales” el mismo día en que el juez del ‘caso Gürtel’ le imputó por contratos suscritos con la trama en su etapa al frente de la Conselleria de Bienestar Social.

Por otro lado, Gerardo Camps, Mario Flores, Belén Juste y Manuel Cervera renunciaron al acta en Les Corts al ser elegidos diputados al Congreso tras las elecciones generales de noviembre de 2011, mientras que Eva Ortiz lo hizo para ir al Parlamento Europeo.

También dejó el escaño Paula Sánchez de León, al ser nombrada delegada del Gobierno en la Comunidad Valenciana, así como César Augusto Asencio, designado vicepresidente de la Diputación de Alicante. Recientemente ha dejado Les Corts Luis Ibáñez, quien ha pasado a ocuparse de la Secretaría Autonómica de Sanidad.

José Marí Olano, por su parte, dejó la actividad pública para dedicarse a su actividad privada como abogado en un despacho propio, además de María José Masip por “motivos personales” y Antonio Ángel Hurtado por cuestiones “personales y profesionales”.

En las última semanas, el presidente de la Generalitat y del PP valenciano, Alberto Fabra, ha insistido en que es “incompatible” estar sentado en un escaño y en el banquillo de los acusados. Esa estricta “línea roja” podría elevar a 22 los cambios en el grupo parlamentario popular producidos esta legislatura. Unos movimientos que empañan el trabajo desarrollado en la Cámara autonómica, más conocida fuera de la Comunidad Valenciana por el número de diputados que han pasado por delante de un juez.