Piden 14 jardines, calles peatonales y parkings para Monteolivete y En Corts

El grupo municipal socialista presentará este viernes en el pleno una moción para reclamar al equipo de Gobierno la puesta en marcha de un Plan de Reforma Interior para los barrios de Monteolivete y En Corts, que esperan desde el último planeamiento urbanístico (PGOU de 1989) esperando acciones y equipamientos.

Se trata de dos barrios del distrito de Quatre Carreres que cuentan con una  población total de 32.000 habitantes, Monteolivete; 19.726; y En Corts, 12.298, concretamente, “similar a poblaciones como Alaquàs, Burjassot, Xàtiva, Quart de Poblet y Ontinyent“, según los datos facilitados por el PSPV.

En ambos barrios están pendientes de ejecución 14 jardines. Uno de ellos corresponde a la zona de Escultor José Capuz, donde este jueves se dieron cita diversos representantes del grupo socialista con vecinos para analizar la cuestión. Este proyecto dispone “de un estudio de viabilidad para aparcamiento subterráneo del año 2008 sin que se haya procedido a su licitación”, sostienen desde el partido y así lo reflejarán en la moción.

Además, existe una parcela destinada a levantar un equipamiento público junto a la avenida Doctor Waksman, con un total de 24.000 metros cuadrados.

Pero este freno no sólo es responsabilidad del Ayuntamiento, que trabaja en la redacción del nuevo PGOU para los próximos 25 años y que, según anunció durante una entrevista a VLC News el concejal de Urbanismo, Alfonso Novo, estará listo para finales del presente año. Según el PSPV, también es “culpa” de la Generalitat, “que mantiene paralizados el Centro Municipal de Actividades para personas mayores incluido en el Plan Confianza, y las obras de la línea T-2 de metro“.

En Monteolivete también existe otra asignatura pendiente y es la rehabilitación del Cuartel de la Policía Nacional ubicado en la calle Zapadores. Se trata de una propiedad y responsabilidad del Gobierno Central. Las tareas necesitan una inyección de 28 millones de euros. La primera fase de las obras supondrían 6 millones y la licencia fue concedida por el Ayuntamiento en 2011 (habiendo sido pedida en 2009) sin que se haya movido ficha desde entonces, tal y como recuerda el PSPV en su moción.

Con todo el grupo considera imperioso desarrollar un PRI que delimite las unidades de ejecución “para consolidar urbanísticamente las zonas degradadas, proceder a la apertura y urbanización de calles, y ejecutar las nuevas plazas ajardinadas previstas en el PGOU, sin necesidad de expropiaciones”; diseñar el espacio público y garantice la movilidad sostenible del vecindario e incorporar aparcamientos subterráneos o en planta; así como poner en valor el patrimonio con ayudas a la rehabilitación.

La propuesta de acuerdo contempla un plan por etapas con un máximo de seis años para su puesta a punto, con un estudio financiero para acogerse a ayudas estatales; y que se tenga en cuenta la voz vecinal en todo momento para el desarrollo de esos equipamientos.