Presidente de los concertados: A algunos políticos se les ha parado el reloj en 1931

La educación se ha convertido en un caballo de batalla en los últimos tiempos en la política valenciana. La importancia y la polémica están servidas. Ya que, mientras el Consell ha blindado los conciertos para seis años más, los grupos de la oposición, son totalmente contrarios o, en menor medida, reticentes con matices. Los centros concertados de la Comunidad Valenciana –al igual que ya hizo el jueves el presidente Fabra- solicitan la libertad de elección de los padres a la hora de matricular a sus hijos ya que consideran que existe una demanda de los mismos. Así lo pone de manifesto en declaraciones a “Valencia News” José Manuel Boquet, el presidente de la Federación de Centros de Enseñanza de la Comunidad Valenciana (Feceval), una de las patronales más importantes.

JOSEMANUELBOQUET

“Queremos que se mantenga la enseñanza concertada porque la demanda la sociedad. Estamos hablando de libertad de elección. Que los padres puedan elegir libremente el modelo de educación que quieren para sus hijos. Nosotros entendemos que los modelos únicos de enseñanza no son propios de una democracia. La escuela única es algo inapropiado”, argumenta Boquet.

Precisamente, en las Corts, Fabra fue muy claro en la pasada sesión de control. Dijo que el Consell en educación no han “blindado nada” sino que se ha limitado a cumplir con la Lomce. “Cuando se habla de conciertos no hay que hablar de privatización”, apuntó. Además, el presidente recordó que los conciertos educativos comenzaron con los socialistas en 1985.

Al respecto, el máximo dirigente de la patronal Fedeval reconoce que la educación concertada se debe al marco nacional de la Lomce y desea hacer hincapié en que es cierto que el suelo en el que se construye un centro concertado es público, pero es una cesión temporal y “jamás se trata de ningún regalo” ya que se paga un alquiler por el uso. “Es un caso muy similar al de algunos hospitales, los aparcamientos subterráneos o incluso las autopistas”, agrega.

Cabe recordar que en la Comunidad Valenciana únicamente hay 427 centros con concierto educativo (octavo lugar en la clasificación por comunidades autónomas), frente a los 1.696 públicos y los 640 privados entre las tres provincias. De sus 240.000 plazas sólo el 2% está vacante, aunque en la ciudad de Valencia 600 niños de tres años (un 10% de la demanda total de alumnado) no ha tenido más remedio que ir a la pública al no hallar plazas disponibles en los concertados.

En este sentido, el presidente de Feceval, reconoce el déficit, pero admite también que no tiene fácil solución. “Es cierto que en algunos casos faltan plazas de centros concertados. Lo ideal sería incrementar el número de los mismos, pero construir un centro concertado no es fácil”, apunta el dirigente quien añade que muchos centros son deficitarios.

LAS SUPUESTAS IRREGULARIDADES INVESTIGADAS

En los últimos tiempos la polémica llega por unas supuestas irregularidades en cuatro centros concertados de la Comunidad. Un informe de Intervención muestra estas posibles incidencias. Un hecho que investiga la Conselleria de Educación. Su titular, María José Catalá, ha explicado que le parece “demagógico y perjudicial trasladar una imagen negativa sobre la gestión de los centros concertados, que prestan un servicio educativo correcto y que está fiscalizado por la administración”

“Nosotros en principio no debemos dudar de la veracidad del informe de Intervención y pensamos que sea correcto. Pero entendemos que les falta información sobre el funcionamiento de los centros. No obstante, si se ha cometido alguna irregularidad, hay que corregirla y sancionarla”, argumenta Boquet.

SOMOS NEUTRALES

A pesar de que las políticas sobre educación del Partido Popular les es favorable, Feceval apuesta por la neutralidad. “Nosotros tenemos que mantenernos neutrales en cuanto a política. Somos políticamente neutrales. Nunca se recomienda en la Federación un voto. Tenemos que sentarnos a negociar con cualquier opción política y, de hecho, durante todos estos años, lo hemos hecho. Y con todos los entendemos”, indica Boquet en clara referencia a la etapa socialista primero y a la etapa popular posterior.

Recuerda el responsable de la patronal educativa que en España con la Segunda República –en 1931-, se realizó una gran reforma de la enseñanza para desvincularla de la Iglesia. “Y eso estuvo muy bien. Pero parece que para algunos dirigentes políticos el reloj ideológico se ha parado ahí y en estos momentos el tema no tiene nada que ver”.

Boquet insiste en resaltar que en Feceval es fundamental la pluralidad ya que pertenecen centros de todo tipo (250 en total). Religiosos: católicos y no católicos –baptistas-, seglares, cooperativas y privados componen el amplio abanico de esta patronal. Incluso agrega que el centro islámico valenciano ha mostrado interés por la posibilidad de crear un centro concertado. “Es evidente que del pluralismo sale la innovación, el cambio, el movimiento, eso está demostrado. La diversidad en todos los sentidos genera competitividad, sino tenemos mediocridad”, sentencia.

DIFERENCIAR DOS PARTIDAS

No obstante, el presidente hace hincapié en diferenciar dos partidas en los centros concertados. La del salario y Seguridad Social de los docentes, que corre a cargo de la Administración, y la otra es la de los gastos de mantenimiento, administración, auxiliares, limpieza y consumos, de la que se encarga el centro. Boquet afirma que esta última es muy grande, por lo que los centros han de financiarse con otras actividades –extraescolares- y con donaciones de los padres.