Puig en contra de la “guerra del agua” denuncia la “gran estafa” del Memorándum Tajo-Segura

Ximo Puig quiere recurrir los PGE 2016Ximo Puig recurrirá los PGE 2016 por la infrafinanciación de la Comunidad Valenciana

El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, se ha mostrado en contra de iniciar una “guerra del agua”, y ha destacado que se trata de “un recurso natural de todos los españoles”, que considera que debe repartirse “justamente y de acuerdo a los criterios técnicos”.

Tras la decisión del Gobierno de Castilla-La Mancha de recurrir el último trasvase de 15 hectómetros cúbicos del Tajo al Segura, Puig ha manifestado: “Preferiríamos no judicializar un tema como el del agua, que debería estar presidido por el diálogo y alejado de electoralismos”.

El presidente valenciano ha destacado que a su Gobierno le “preocupa como al que más” los problemas de sequía que existen en la cabecera del Tajo y en toda la cuenca, y ha dicho ser consciente de que “probablemente vamos a disponer en el futuro de menos recursos y vamos a padecer mayor escasez”.

“Ese escenario es con el que vamos a trabajar como gobierno responsable. No entramos en guerras de cifras y nos remitimos siempre a los informes oficiales y a los datos que el Ministerio y la Confederación Hidrográfica del Tajo tienen que dar”, ha subrayado. Asimismo, ha avanzado que el Consell exigirá “en todo momento” el “cumplimiento escrupuloso de la normativa que regula el acuerdo Tajo-Segura y, de momento, el desembalse de los 20 más 15 hectómetros cúbicos últimos ya aprobados”.

LA “GRAN ESTAFA” DEL MEMORÁNDUM DEL PP

Asimismo, el presidente de la Generalitat, ha señalado en una entrevista de Europa Press que el “famoso” Memorándum del Tajo-Segura que elaboró el PP ha significado “una gran estafa”, y ha apostado por buscar una solución al problema del agua “desde el diálogo”.

Ximo Puig ha indicado que tras la firma del Memorándum, la entonces presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, “dijo que había ganado y Alberto Fabra dijo aquí que había ganado”.

Sin embargo, para Puig, “no se trata de ganar”, sino de “solucionar los problemas a corto, medio y largo plazo”, para lo que ha asegurado que su Gobierno va a trabajar siempre “desde el diálogo para buscar una solución porque es evidente que el agua es un recurso fundamental para el desarrollo de la Comunitat, y es un recurso escaso”, por lo que se debe tratar “con el máximo interés, eficiencia y diligencia”.

Ximo Puig considera que el agua “no es una cuestión de partido”, sino de “derechos y de política hídrica” y ha hecho hincapié en que “para defender el interés de un territorio no hay que atacar a otro”. Al respecto, ha manifestado que los regantes de la Comunitat Valenciana y Murcia tienen unos derechos y, evidentemente, hay que articularlos con la sostenibilidad ecológica y los intereses de Castilla-La Mancha”.

DESALADORAS

Inquirido por si cree que se deben poner en marcha las desaladoras, ha respondido afirmativamente. “Los valencianos necesitamos tener garantizada el agua para siempre y eso lo garantiza la mejor gestión, el trasvase tal y como está concebido con las modificaciones que se puedan efectuar, desde luego las desaladoras y todos los instrumentos que tengamos a nuestro alcance”, ha manifestado.

Ximo Puig ha criticado que “el PP ha utilizado siempre el agua como bandera de carácter electoral”, y ha hecho hincapié en que “debe haber un sustrato técnico y no político a la hora de dar una solución definitiva”.