Ribó exige al Estado la materialización de las infraestructuras prometidas

El Parque Central afecta a la Estación del Norte de ValenciaEstación del Norte de Valencia, afectada por el Parque Central

Ribó exige al Estado la materialización de las infraestructuras prometidas. Será mañana cuando el alcalde de Valencia se reúna con la ministra de Fomento, Ana Pastor, en un encuentro en el que Joan Ribó lleva todo un listado de infraestructuras para la ciudad que los diferentes partidos que han gobernado desde Madrid han prometido y no han realizado o no han concluido.

El Parque Central ocupa el grueso de recordatorios de Ribó ya que “es una exigencia de la ciudadanía que no atiende a más esperas”. En esta línea exigirá a la ministra las obras pendientes para su consecución total “que desde hace 25 años se han visto afectadas por la parálisis del gobierno municipal anterior”. Asimismo, reivindica que los costes sean asumidos íntegramente por el Estado, como ha sucedido en Madrid o Bilbao.

El soterramiento de las vías férreas desde la estación de Serrería y la autopista del Saler también serán objeto del encuentro. Para Ribó, este proyecto es necesario para que el barrio de Nazaret esté conectado a la ciudad.

La urbanización del PAI de los antiguos cuarteles de la calle de San Vicente y la suscripción, junto con la Generalitat, del Contrato Programa de Transporte Metropolitano también son asuntos que Ribó planteará a la ministra de Fomento. Este contrato programa ya se lleva a cabo en Madrid, Barcelona o Canarias y en él el Estado se compromete con la financiación de las infraestructuras de transporte público que conectan las capitales con su área de influencia más próxima.

 

Parque Central

Las obras de la primera fase del Parque Central, terrenos que no afectan a vías ferroviarias, comenzaron a ejecutarse este año, casualmente dos semanas antes de los comicios municipales y autonómicos. Esta primera fase supone un 40% del total y tienen una previsión de 22 meses. Paradojas de la política, Rita Barberá no pudo inaugurar estas obras, al estar en periodo electoral, como tampoco pudo Clementina Ródenas en 1991.