Ribó quiere vender dos coches de alta gama que usaba Barberá

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, ha explicado este miércoles que los dos coches de alta gama que utilizaba su predecesora en el cargo, Rita Barberá, han sido trasladados a las instalaciones del Parque Móvil Municipal, mientras se decide qué hacer con ellos, ya que se estudia ponerlos en venta. Uno de estos vehículos, según ha explicado el primer edil, está blindado y “tiene un consumo que supera los veintitantos litros por cada 100 kilómetros”.

Joan Ribó ha asistido a su primer acto público como alcalde –a la clausura de un seminario de la Policía de Barrio— en un Ford Mondeo. “Es un supercoche y, además, está fabricado en Valencia”, ha manifestado el alcalde, quien ha indicado que es “un coche normal” que suelen utilizan los servicios municipales.

“¿Por qué un alcalde no puede ir en un coche parecido?”, se ha preguntado el primer edil, quien ha abogado por ser “normales”. Así, ha explicado que “de casa al trabajo” irá en bici o andando, pero para los “actos oficiales” empleará un utilitario.

El alcalde ha señalado que en Valencia “hay muchas cosas sin utilizar o mal utilizadas”, y se ha referido, entre otras, a los solares vacíos, y que su intención es “darles alguna utilidad pública”, refiriéndose a la utilización de determinados espacios e infraestructuras de poco o nulo uso como contenedores culturales.

Por otra parte, Ribó ha destacado que quiere que la próxima Junta de Gobierno Local se celebre el próximo viernes, aunque no descarta cambiar estas reuniones a otro día. “Si no puede ser el viernes, la convocaremos lunes o martes, cuando sea posible”, ha indicado.

Inquirido por las personas que ocuparán las diez delegaciones del Ayuntamiento de Valencia, no ha querido adelantar nombres para ser “respetuoso” con las personas que están negociando estos asuntos. En cualquier caso, ha indicado que habrá dos tenencias de Alcaldía con portavocías porque defiende que “los miembros de la coalición tengan tranquilidad por su visibilidad”.

“Si eres alcalde, la visibilidad está muy clara; sino eres alcalde, está menos clara”, ha manifestado Ribó, quien ha señalado que hay que clarificar la visibilidad de todos los componentes del equipo de gobierno.

DISTRIBUCIÓN “PROPORCIONAL”

Respecto a la distribución de cada uno de las formaciones políticas, ha subrayado que no será “matemática”, pero sí “más o menos proporcional a los resultados electorales”. De esta forma, “el 9/5/3 –en referencia a los concejales de Compromís, PSPV y València en Comú– tendría que dar una proporción aproximada de 3/2/1”. No obstante, ha aclarado que “no está cerrado todavía”.

También ha defendido la “transversalidad” como premisa de gobierno en todas las Concejalías, de modo que en cada una de ellas estén representados lo tres grupos políticos o, al menos, dos de ellos.

Respecto a si hará falta hacer obras para la distribución de los grupos municipales, ha indicado que bastará con poner algún tipo de parabán y quiere que cada concejal tenga aproximadamente 40 metros cuadrados.

En otro orden de cosas, y en cuanto a si renovará al intendente de la Policía Local, nombrado por Rita Barberá, Ribó lo ha negado. “Yo me fío de las personas y las evaluaré por su trabajo y eficacia, nunca por lo que piensan ni por quién los ha escogido”, ha resaltado.