Romario: de ‘díscolo’ jugador a ‘comprometido’ senador

El exjugador brasileño del Valencia CF, Romario de Souza Faria, será senador por Río de Janeiro los próximos ocho años, tras obtener más del 63% de los votos de este estado en las elecciones legislativas, regionales y presidenciales que se celebraron este pasado domingo, 5 de octubre.

El famoso Romario, quien en Europa pasó por la liga española y la holandesa, y se proclamó campeón del Mundo con la selección brasileña en 1994, se incorporó a la política hace cuatro años como diputado federal por el Partido Socialista Brasileño (PSB).

Tuvo una exitosa carrera como futbolista al vestir las camisetas de clubes como el Valencia CF, el FC Barcelona o el PSV Eindhoven, entre otras y marcar la friolera cifra de 1.000 goles. Estos números le han hecho una leyenda y ser considerado uno de los mejores jugadores del mundo de todos los tiempos.

POLÉMICO PASO POR EL VALENCIA CF

En su paso por el Valencia CF (dos temporadas con interrupciones) dejó huella imborrable ya que a sus maravillosos goles se unió también la polémica por sus ‘salidas nocturnas’ y sus ‘desencuentros’ con el fallecido entrenador, Luis Aragonés.

En el verano del 96, el entonces presidente del Valencia CF, Francisco Roig, cumplió su sueño de fichar al delantero brasileño, pero con este hecho juntó en el vestuario a dos caracteres chocantes. El técnico Luis Aragonés no entendía al díscolo jugador e incluso su duelo llegó a dejarlo fuera de una convocatoria ante el Bayern de Copa de la UEFA. Eran constantes los órdagos entre ambos por cuestiones como la afición de Romario al ‘futvoley’ en la playa. Finalmente, el ariete se fue cedido al Flamengo.

Todo el mundo recuerda en esa etapa la frase de Aragonés a Romario en un entrenamiento en la Ciudad Deportiva de Paterna: “Míreme a los ojitos”. Por todo esto, el jugador regresó a Brasil, pero retornó la siguiente temporada al club valencianista.

En marzo del 97, el Valencia contrata a Jorge Valdano como nuevo entrenador y, éste, solicita la ‘repesca’ de Romario. De ahí que el llamado ‘O Baixinho’ –debido a su estatura- vuelve a vestir la elástica valencianista en el verano de ese año 97. Durante esa pretemporada 97-98 dejó goles antológicos a la afición de Mestalla, pero al poco tiempo del inicio de la Liga, el jugador se lesionó y estuvo más de un mes fuera de los terrenos de juego. Este hecho motivó que el conjunto valencianista no tuviera ‘pólvora’ en la delantera y, tras perder, varios encuentros de manera consecutiva, las altas esferas decidieron destituir a Valdano y contratar al técnico italiano, Claudio Ranieri.

Ranieri, propuso un fútbol muy diferente que no comulgaba con las características de Romario, por lo que el propio jugador se volvió a plantear volver a Brasil y lo hizo en el 98, al Flamengo.

No obstante, en esta temporada, Romario siguió con su ‘particular’ estilo de vida y dejó frases antológicas al ser cuestionada como: “La noche siempre ha sido amiga mía. El día que el presidente vino a ficharme le comenté que la noche me encanta y que cuando no salgo, no marco. Los compañeros, que se jodan”.

Su conducta hizo que tanto entrenadores como compañeros en el vestuario no estuvieran de acuerdo con sus prácticas diarias. Todas las partes acabaron cansándose y, Romario, volvió a emigrar a Brasil, aunque dejó detalles de calidad con sus goles.

SU ETAPA POLÍTICA COMPROMETIDA

A partir de este momento Romario tendrá una nueva vida y un nuevo compromiso con la sociedad brasileña. “Voy a cumplir. Espero hacer un mandato histórico para Río de Janeiro”, reconoció el exjugador a pie de urna.

La campaña electoral de Romario combinó una fuerte presencia en redes sociales como Facebook, Twitter e Instagram con referencias a los más desfavorecidos, además de algunos guiños a su pasado deportivo.

En uno de sus últimos actos electorales, el domingo pasado, “O Baixinho” visitó la favela carioca en la que nació, Jacarezinho, donde afirmó que allí aprendió a “vivir con dignidad” y aseguró que el dinero público “debe amparar a los que más lo necesitan”. La campaña de Romario también incluyó constantes alusiones a uno de los temas centrales de su incursión en la política, la defensa de los niños con discapacidad, como su hija Ivy, que padece síndrome de Down y junto a la que acudió hoy a votar.

FOTO: Foroche