Sanidad privada en Andalucía y criticada en Madrid y la Comunitat

El PSOE se opone tajantemente a políticas sanitarias en Madrid y la Comunidad Valenciana que practica desde hace años en Andalucía o en Cataluña cuando gobernaba con el tripartito.

Según los datos de la Junta de Andalucía y el Ministerio de Sanidad, en Andalucía hay proporcionalmente más hospitales concertados con empresas privadas que en Cataluña, Madrid o la Comunidad Valenciana. Y el gobierno andaluz gasta más al año en la resonancia magnética privada que la Comunidad Valenciana o Cataluña actualmente, siempre en términos relativos. En cuanto a la derivación de listas de espera a centros privados mantiene la misma proporción que la Comunidad Valenciana.

La sanidad ha sido utilizada por el PSOE, sindicatos y colectivos sanitarios  como arma arrojadiza política, de manera que cualquier iniciativa para cambiar el status aparente de la sanidad pública ha recibido una brutal contestación en juzgados, la calle y púlpitos políticos. La sentencia sobre el tema y la campaña mediática ha sido tan dura que el Gobierno de Madrid ha optado por retirar el plan antes de continuar con el conflicto en la calle.

Otros colectivos médicos han denunciado varias veces que la ofensiva contra las iniciativas adoptadas en Madrid y Valencia tienen dos orígenes. Uno político, en el intento de demostrar el falso desmantelamiento del Estado de Bienestar. Y la otra por parte de médicos que disfrutan ahora de unas condiciones inmejorables para utilizar los hospitales públicos para sus operaciones privadas, negocio que perderían si esos hospitales tuvieran gestión privada.

En unas recientes auditorias de La Fe y otros hospitales de la red pública valenciana salieron a la luz la mala gestión de los recursos públicos, que provocan listas de espera para los usuarios del SVS, mientras los quirófanos son empleados para otros trabajos.

Lo que llama la atención de la actitud del  PSOE es que en Andalucía dos terceras partes de  la red hospitalaria son hospitales privados o concertados con el SAS. Hay 29 hospitales públicos, 17 privados concertados y 42 totalmente privados. Y la tasa de camas públicas (1,96) por cada 1.000 habitantes es la más baja de España. El Clínico de Granada tiene cedida totalmente la gestión a una empresa privada. Los socialistas practican y defienden una privatización en Andalucía que no aceptan que se haga en Madrid o la Comunidad Valenciana.