Sebastián se olvida de la autonomía histórica valenciana

Dice el Estatuto de Autonomía de la Comunidad Valenciana, reformado en 2006, que esta norma institucional básica ha garantizado, desde 1982, “la recuperación del autogobierno del Pueblo Valenciano y sus instituciones, ejerciendo las competencias asumidas dentro del marco constitucional, como corresponde a su condición de nacionalidad histórica“. Una condición que, al parecer, no es tal para el exministro socialista Miguel Sebastián, que este jueves lanzó una sorprendente propuesta de reordenación del Estado.

Sebastián apostó por dejar como están “las tres autonomías históricas” que, según él, son Cataluña, País Vasco y Galicia, y el resto “diluirlas” en una especie de masa uniforme. El diario digital Hispanidad.com señala que la ocurrencia no ha sentado bien a otros territorios históricos como Navarra, Aragón y Castilla. Y tampoco en la Comunidad Valenciana.

Desde Renovacio Politica ya apuntaron que, “si de historia hablamos, tenemos que pensar en Aragón, Castilla, Navarra, Cantabria, Valencia y Mallorca, entre otras”. Esta formación lamentó el “menosprecio” de Sebastián hacia los ciudadanos que no viven en esas tres comunidades autónomas.

El conseller de Gobernación, Serafín Castellano, se preguntó si es que Sebastián cree “que la historia empieza en la Segunda República“. El también secretario general del PP valenciano defendió que la Comunidad Valenciana es histórica, “tanto o más” que las tres que cita el exministro. Pero, al margen del olvido valenciano, el número dos de los populares consideró que la propuesta del socialista “no tiene ningún sentido”.

Algo en lo que, paradójicamente, coincidió en parte la coordinadora general de EU. Marga Sanz consideró como hecho positivo que España es “un Estado multirracial y multinacional”. Ahora bien, apuntó que, si ha de reformularse el modelo de Estado, ha de ser para dar “más autogobierno” a las autonomías, y enmarcó la propuesta de Sebastián en un intento de “laminar la identidad” de las nacionalidades históricas que el exministro ha olvidado “con la excusa de la crisis”.

Sanz recordó que el 80% de la deuda pública española lo genera el Estado. “El problema es el gasto centralizado, no el autonómico”, afirmó en la misma línea la diputada de Compromís Mireia Mollà, para quien la propuesta de Sebastián no es más que una “cortina de humo” de alguien que “nunca se ha creído mucho el Estado de las autonomías”. La dirigente de la coalición ecosocialista aconsejó al exministro que “se apunte a clases de historia y no se permita insultarnos así a los valencianos“.

Mollà se preguntó por la valoración que haría el PSPV de esta propuesta. Los socialistas valencianos se sienten en los últimos meses menospreciados por la dirección nacional de su partido. Pero la respuesta en Blanquerías ante el ‘episodio Sebastián’ fue el silencio.