Tres semanas para conocer si habrá de nuevo trencadís

El Instituto Tecnológico de la Construcción (Aidico) y una empresa inglesa contratada por el arquitecto Santiago Calatrava están realizando pruebas de envejecimiento de trencadís que determinarán, en unas tres semanas, “si se ha logrado una solución de adherencia mejor” que permita volver a instalar en la cubierta del Palau de Les Arts este material cerámico tras los desprendimientos sufridos en diciembre.

El Conseller de Economía, Máximo  Buch considera que “lo ideal sería volver a poner trencadís pero para eso hay que tener la certeza técnica de que se puede hacer sin ningún riesgo de nuevos desprendimientos” . Por ello, según ha explicado, se están llevando a cabo las pruebas cambiando la composición de las colas y haciéndolo de una forma distinta.

Existen precedentes similares en el Auditorio de Tenerife, donde una empresa colocó trencadís de esta misma manera, pero “hay que probarlo todo primero”, ha insistido Buch.

Simulan el paso de 10 años en unas semanas

El también presidente del Consejo de Administración de la Ciudad de las Artes y las Ciencias (CACSA) explica que las pruebas consisten en “meter los materiales en unas cámaras especiales que simulan el paso del tiempo más rápidamente, unos diez años en cuestión de semanas“, y que “necesitan unas tres semanas más para acabar de llegar a una conclusión y ver si la adherencia sigue siendo buena o hay algún problema”. “No queremos equivocarnos”, sentencia.

Una vez tengan ese “informe concluyente sobre si se puede hacer o no con trencadís”, lo llevarán a una reunión entre todas las partes (representantes de la Conselleria, del despacho de Calatrava, de las constructoras Acciona y Dragados y de Aidico).

En caso de no poder reponer el trencadís, Buch asegura que “se están contemplando otras alternativas como otros materiales cerámicos, aluminio o pinturas de distinto tipo”, y recalca que se elegirá una solución que “garantice durabilidad y buen aspecto, que dé una imagen digna de lo que es el edificio y el complejo”.

Con la cubierta “lista para emprender la reconstrucción”, la pasada semana se realizaron las primeras pruebas de pintura para “proteger la superficie metálica” de Les Arts, desprovista en la actualidad del revestimiento cerámico de trencadís, a la espera de la elección de la solución definitiva.