Un nuevo cambio en el Parque Central para Ruzafa y Malilla reaviva la polémica

El próximo lunes, 24 de marzo, el PP va a aprobar en la comisión de Urbanismo una modificación en el proyecto del Parque Central. Una medida que, según el concejal responsable del área, Alfonso Novo, “permitirá agilizar el proceso y que empiecen a llegar las máquinas, para que cuanto antes los vecinos puedan disfrutar de una amplia zona verde junto a sus viviendas” en la parte recayente a los barrios de Ruzafa y Malilla.

Este paso es para los socialistas una “gran decepción” y afirman que el PP se está dedicando a “trocear el programa de actuación del Parque Central porque vulnera el acuerdo unánime de la pasada sesión plenaria de febrero en el que, por iniciativa de los socialistas, se acordó solicitar al Ministerio de Fomento que se aceleren los procedimientos necesarios para dar cumplimiento a lo previsto en el convenio firmado el 26 de febrero de 2003 para la remodelación de la red arterial ferroviaria de la ciudad de Valencia”.

El concejal del PSPV Vicent Sarrià aseguró este viernes que esta medida “sólo responde al interés de Barberá por colocar la primera piedra antes de las elecciones” y será, además, “en una parte menor del proyecto, con un crédito de 45 millones de euros que tendrán que pagar los próximos gobierno municipales, con la mayor parte del parque inacabado y con la negativa de Mariano Rajoy a cumplir sus compromisos con Valencia”.

A este respecto Novo contestó que “carece de fundamento” que el Ayuntamiento tenga que devolver un préstamo de 45 millones “puesto que las Administraciones únicamente actúan en este proyecto como avalistas y el préstamo ha de saldarse con la venta de los suelos que por ello forman parte de la operación urbanística”.

El PSPV considera que el Gobierno municipal “está planteando la gestión urbanística de la UE Parc Central, cuyo Plan de Reforma Interior se aprobó en 2007 con una generosa edificabilidad de 629.139 m2 de la que el 50% aproximadamente corresponde a las administraciones públicas y el resto a propietarios privados, de una manera equivocada, sin imponer al desarrollo urbanístico las cargas de urbanización correspondientes, salvando así de unos costes imprescindibles al 50% de propietarios privados”.

El grupo socialista propuso ya en 2003 incorporar “la conexión de Federico García Lorca con la V-30, una cantidad finalista para la rehabilitación del patrimonio protegido del sector y una carga urbanística para el soterramiento de las vías de 60 millones de euros”. La repercusión de todas las cargas de urbanización por cada metro cuadrado de edificabilidad estaría en torno a los 338 euros el m2, “una cantidad perfectamente asumible para todos los propietarios, que deberían abonar tras la adjudicación del proyecto de urbanización total del sector al girarse las cuotas de urbanización y  facilitaría la adjudicación de las obras pendientes por parte del Ministerio de Fomento”, explicó Sarrià.

“Sin embargo, la memoria del PAI que tramita el Gobierno Municipal plantea una repercusión de cuotas de urbanización por m2 por debajo de los 250 euros, una vez repercutido el IVA y los gastos variables”, precisó el socialista.

Por su parte, tras la declaraciones del PSPV de este viernes, Novo zanjó la cuestión afirmando que “lo que hacemos ahora es darle forma a una actuación que estaba prevista desde un principio mediante una ejecución ‘por fases’, como es razonable en obras de esta envergadura, por lo tanto las críticas de la oposición no tienen ningún sentido”. Así, “el equipo de gobierno municipal trabaja para que cuanto antes se pueda poner en marcha la obra verde en las zonas recayentes a Ruzafa y a Malilla”, dijo.