Unas fallas huérfanas de políticos nacionales

Hoy acaban unas de las Fallas menos activas políticamente de los últimos años. Y eso que estamos en año electoral. Sólo cuatro dirigentes nacionales de los grandes partidos han pisado Valencia para disfrutar de las fiestas más importantes de la ciudad y la provincia. Y alguno de ellos, porque pasaba por aquí.

Lejos quedan aquellas imágenes del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de la mano de Rita Barberá y dando botes en el balcón del Ayuntamiento justo antes de que empezara la mascletà. De hecho, el también líder del PP ha faltado en esta ocasión a su cita con las Fallas de Valencia por tercer año consecutivo. Lleva sin venir desde que Alberto Fabra ocupa el cargo de jefe del Consell. Y como se descuide, se acabará pasando la legislatura.

En su lugar, la representación del PP nacional este año ha recaído sobre el ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete -que suena con fuerza para encabezar la lista de los populares al Parlamento europeo-, y el vicesecretario de Estudios y Programas del partido, el valenciano Esteban González Pons, quien también aparece en las quinielas para las elecciones europeas. El diputado por Valencia fue el encargado de presentar el pasado día 11 la conferencia que el conseller Serafín Castellano ofreció en el Fórum Europa.

Tampoco ha habido ningún despliegue por parte del PSOE. Es bien sabido que ni a José Luis Rodríguez Zapatero ni a Alfredo Pérez Rubalcaba les gusta demasiado prodigarse por Valencia en Fallas. Este año se sumó a las fiestas el alcalde de Zaragoza, el socialista Juan Alberto Belloch, quien disfrutó de la mascletà del pasado lunes.

Una de las que nunca falla es Elena Valenciano, que visitó la ciudad el martes. Y le viene muy bien, porque ahora está de actualidad como cabeza de lista del partido a las elecciones europeas. Otra que suele ser una habitual en el balcón del Ayuntamiento acompañando al PSPV es la diputada en el Congreso por Valencia Inmaculada Rodríguez-Piñero.

En el partido ha sorprendido que este año no se apuntara a las fiestas, ya que precisamente también forma parte de la candidatura europea haciéndose cargo del poder valenciano que en la actual legislatura, que ya acaba, sustentan tres eurodiputados. Tal vez no quería encontrarse con un PSPV más que cabreado con la composición de la lista, ya que sus primeras opciones quedaron descartadas.