Ximo Puig quiere rejuvenecer su imagen

Haber iniciado una carrera política cuando Naranjito era la mascota preferida por los futboleros españoles y cuando la mayoría de sus compañeros de viaje aún iban al colegio en pantalones cortos y calcetines altos, no es tal vez la mayor motivación para que los chavales de 16 años acudan en masa a votar en las primarias del PSPV para elegir a su candidato a la Generalitat.

Pero Ximo Puig se ha propuesto sacudirse los años de encima (que tampoco son tantos, es que empezó muy joven) y echar el anzuelo a esa generación que, desde que tiene uso de razón, sólo ha visto gobernar al PP. Bueno, los que aún quedan en Valencia.

Por eso el líder de los socialistas valencianos se rodeó ayer de una treintena de jóvenes de la plataforma ‘Joves amb Ximo’, quienes le hicieron entrega de un manifiesto de adhesión a su candidatura ante las primarias que se celebrarán el próximo 9 de marzo. En este documento, el grupo de jóvenes argumenta su apoyo a Puig en que el secretario general ha logrado rejuvenecer el discurso del PSPV y tiene en cuenta las preocupaciones y necesidades de la organización juvenil, además de por su “honestidad”, “liderazgo” y “capacidad para recuperar el entusiasmo perdido”.

En el encuentro de ayer, Ximo Puig incidió en la importancia de la participación de todos los jóvenes valencianos en la política y en las primarias, ya que por primera vez podrán participar en estas votaciones las personas a partir de 16 años. Para el precandidato socialista, la complicidad de los políticos con las generaciones venideras es fundamental porque, si los jóvenes no tienen futuro, “tampoco lo tiene la Comunitat Valenciana”.

El acercamiento de Puig al sector joven contrasta con la imagen que se pudo ver en el acto de presentación de su candidatura en la sede de UGT en Valencia, la semana pasada. En las primeras filas, para no perder la costumbre, se ubicaban viejas caras conocidas del socialismo valenciano como Joan Lerma, Ignasi Pla, Carmen Alborch, Ciprià Ciscar, José Luis Abalos o Luis Lozano, entre otros. Son los que nunca se fueron.