Bonig y Rajoy evitan dar la cara tras la operación contra la corrupción en Valencia

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quien ha ahblado hoy del caso de corrupción de ValenciaEl presidente del Gobierno, Mariano Rajoy

La portavoz del PPCV, Isabel Bonig, y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, evitaron pronunciarse ayer ante la macrooperación contra la corrupción en Valencia por el caso Imelsa, bautizada como ‘Operación Taula’. Una trama que afecta a la Diputación de Valencia, ayuntamientos, entre ellos al de Valencia, y a la Generalitat y que salpica a ex altos cargos del partido y de las administraciones por cobrar comisiones en contratos fraudulentos.

Ante la gravedad de la situación y con 24 personas detenidas, el PPCV lanzó un escueto comunicado de prensa en el que aseguraba que el PPCV había instado al Comité de Derechos y Garantías regional a abrir expediente a todos los militantes detenidos, así como la suspensión cautelar de militancia de todos ellos. Horas después, fueron la coordinadora general del Partido Popular de la Comunitat Valenciana (PPCV), Eva Ortiz, y el presidente provincial, Vicente Betoret, quienes salieron a dar la cara, en rueda de prensa. Bonig lo hizo, pero en horario nocturno y en una emisora de radio, consciente de que no habría presión mediática.

Durante la comparecencia, ambos se limitaron a refrendar lo dicho en el comunicado e, incómodos ante las preguntas de los periodistas, insistían en que confían en la justicia y “no es el PPCV el que tiene que investigar”. “Estas cosas sorprenden, pero hay que dejar actuar a la justicia y con toda la información y conociendo todos los nombres, la organización del partido irá actuando”, repitió Ortiz.  Poco más aportó Betoret. “El partido no son 25, 50, 200 ni 1.000 personas y hay muchos cargos honrados que no tienen nada que ver ni tienen ninguna culpa”, dijo. A lo que añadió: “Son personas que se dedican a la política pero también las hay en otras profesiones”, y pidió agilidad a la justicia para que “quien la haya hecho la pague y quien no, no”.

Por su parte, no ha sido hasta esta mañana cuando el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha hecho declaraciones al respecto en el programa de Ana Rosa de Telecinco. Ayer, delegó en el portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Rafael Hernando, quien dijo desconocer el tema en profundidad y no ahondó mucho más.

Rajoy, preguntado por si tomará medidas contra la exalcaldesa de Valencia Rita Barberà o el diputado Gerardo Camps en caso de ser imputados por corrupción, ha sostenido que “no han sido llamados a declarar ni detenidos, por lo que están “absolutamente limpias”. Sí ha reiterado que cualquier persona acusada será apartada del partido.

Asimismo, ha subrayado que las detenciones que afectan a ex altos cargos del PPCV que se han producido en Valencia “demuestran que no hay impunidad” y que las instituciones funcionan. “El PP ha sido y seguirá siendo implacable”, ha enfatizado.

Además, ha asegurado que los recientes casos de corrupción “no tienen por qué dificultar las negociaciones que ha abierto para intentar formar gobierno, y ha recalcado que su formación ha “sabido reaccionar y ha sido “implacable”.