Generalitat y ayuntamientos hacen frente común para reivindicar al ministerio que “reformule el proyecto de ampliación de la V-30 con criterios del siglo XXI”

Salvador pide al Gobierno central que "o bien legisle una verdadera Ley de Segunda Oportunidad o deje a las autonomías hacer efectivo el derecho a la vivienda"Salvador pide al Gobierno central que "o bien legisle una verdadera Ley de Segunda Oportunidad o deje a las autonomías hacer efectivo el derecho a la vivienda"

La Generalitat y los alcaldes de los ayuntamientos afectados por el proyecto de ampliación de la V-30 se han reunido para hacer un frente común y pedir al Ministerio de Fomento que “reformule el proyecto con criterios del siglo XXI”.

Así se ha manifestado la consellera de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio, María José Salvador, después de la reunión ha mantenido con los alcaldes, acompañada por el director general de Obras Públicas, Transporte y Movilidad, Carlos Domingo, y el secretario autonómico, Josep Vicent Boira. “Queremos que se replantee este proyecto no sólo por los criterios utilizados, sino también por la forma en la que se ha hecho sin contar con el consenso necesario”. Por ello, ha recordado que ha pedido una reunión con el nuevo ministro para abordar esta y otras reivindicaciones de la Comunitat Valenciana.

A la reunión han asistido los alcaldes o alcaldesas de Paterna, Juan Antonio Sagredo; Quart de Poblet, Carmen Martínez; Mislata, Carlos Fernández; Xirivella, Michel Montaner; Picanya, Josep Almenar; Paiporta, Isabel Martín y Sedavi, Josep Ferran Baixauli, así como representantes de los ayuntamiento de Valencia y Manises y los alcaldes pedáneos de Valencia.

Tras la reunión con los representantes municipales, la consellera ha asegurado que hay que partir de la base de que la V-30 “no se puede considerar como una carretera pura y dura, por lo que se tienen que aplicar criterios más avanzados y más sostenibles, más adecuados al siglo XXI”.

María José Salvador pide más diálogo y consenso al Gobierno de España para cumplir con la legislación vigente y tener en cuenta los diversos tipos de movilidad

 

Durante su intervención, la consellera ha explicado que desde el Gobierno valenciano se pide que “se utilicen datos más actuales para calcular el tráfico, ya que, el ministerio parte de datos de 2009 y realiza proyecciones hasta 2040 siempre con un tránsito creciente; sin embargo, los propios datos que publica el Ministerio de Fomento correspondientes al tráfico de 2015 demuestran que ha habido una disminución del tránsito y, por tanto, las hipótesis utilizadas puede considerarse erróneas”.

Además, también ha asegurado que el proyecto es “contradictorio con la propia Ley de Carreteras del Estado de 2015 porque no se tiene en cuenta en ningún caso la perspectiva intermodal. No han tenido en cuenta ningún tipo de movilidad, la solución que aportan solamente se basa en la ampliación de carriles sin tener en cuenta los efectos que esto tendrá en el aumento del tráfico y no han contado en otro tipo de itinerarios para los recorridos no motorizados como pasarelas peatonales o para ciclistas”, ha señalado.

De hecho, la consellera ha exigido que el proyecto de la V-30 debe tener en cuenta el Plan de Movilidad Metropolitana Sostenible en el que está trabajando la conselleria y también cumplir el protocolo firmado en 2005 para contar con el consenso y colaboración de todas las administraciones implicadas.

Un proyecto del proyecto del siglo XXI

Por todo ello, ha pedido “diálogo” al nuevo ministro para abordar los cambios necesarios en este proyecto y “adaptarlo al siglo XXI con datos fiables y actualizados, con criterios que se ajusten a la propia legislación y al plan de movilidad sostenible de la Generalitat, con consenso de todas las partes implicadas y donde se tenga en cuenta la diferenciación del tránsito -del pesado y el metropolitano- y se apliquen nuevas tecnologías en el diseño de esta infraestructura”.

Por su parte, los representantes de los municipios han destacado que esta infraestructura debe servir para unir personas y no dividir territorios y han coincidido en la necesidad de establecer un diálogo con el ministerio para incorporar aspectos tan importantes como la movilidad sostenible.