Iglesias pone al Consell como modelo de Gobierno en coalición

Iglesias pone al Consell como modelo de Gobierno en coalición

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha dejado claro que no renunciará a pedir la vicepresidencia de un Gobierno de Sánchez, argumentando que en un Ejecutivo de coalición “la primera consecuencia es que la primera fuerza nombra al presidente”, así que “no tendría sentido que pidiera a la segunda que renuncie a la vicepresidencia”. Su modelo, ha dicho, es el valenciano, donde Compromís ostenta la vicepresidencia en un Gobierno presidido por el PSOE, “y les va bastante bien”.

“Cuando se llega a acuerdos sobre bases progresistas, es un mal camino que el PSOE pretenda amenazar a las alcaldías del cambio, eso no lo van a entender los ciudadanos”, ha dicho Iglesias, en declaraciones a Radiocable.

Así, se ha reafirmado en que Podemos no le dará al PSOE “un cheque en blanco” para que Pedro Sánchez llegue a la Moncloa, sino que insistirá en proponerle un Gobierno de coalición en el que haya “garantías” y se comparta la responsabilidad. “Nosotros no mentimos, somos firmes, no podemos decir una cosa y la contraria”, ha recalcado.

NO RENUNCIA A SER VICEPRESIDENTE

En esa línea, ha dejado claro que no renunciará a pedir la vicepresidencia de un Gobierno de Sánchez. Su modelo, ha dicho, es el valenciano, donde Compromís ostenta la vicepresidencia en un Gobierno presidido por el PSOE, “y les va bastante bien”.

Y ha defendido que esto es lo que propuso el jueves una de las ‘alcaldesas del cambio’, la de Madrid, Manuela Carmena, que dijo que “sería bonito” que se apoyase al socialista Pedro Sánchez y luego matizó que hablaba de una alianza de izquierdas. “Manuela ha dicho lo mismo que nosotros, que ojalá hubiera un acuerdo PSOE-Podemos para un gobierno de coalición, lo ha señalado explícitamente”, ha zanjado.

Iglesias ha insistido en que su propuesta de una alianza de izquierdas sería mucho más “viable” que el acuerdo del PSOE con Ciudadanos, con el que Sánchez fracasará hoy en el Congreso en su segundo intento de ser investido presidente.

Ese acuerdo, ha dicho, es “continuista” con la política económica del PP y “el primer paso para la gran coalición” que reclaman “las oligarquías”, y así lo ha reconocido Albert Rivera, que quiere recabar el apoyo del PP.

Por eso, ha reiterado su oferta de mano tendida al PSOE si éste rectifica, pero le ha advertido de que Podemos no comulgará con ruedas de molino ni dejará de “decir la verdad”.

De hecho, ha defendido que no dijo “nada que fuera mentira” cuando acusó al expresidente socialista Felipe González de tener “el pasado manchado de cal viva”, en alusión a los crímenes de los GAL. “Si he mentido en tal cosa que nos lo digan, creo que lo que dije es cierto”, se ha reafirmado, desoyendo a los dirigentes socialistas que este jueves le emplazaron a pedir perdón por esas palabras.