La Guardía Civil detiene a Alfonso Grau por presunto delito de cohecho continuado

Alfonso Grau, exvicealcalde de Valencia, detenido por la operación TaulaAlfonso Grau, exvicealcalde de Valencia

Agentes de la Guardia Civil han detenido este lunes al que fuera vicealcalde de Valencia Alfonso Grau acusado de un presunto delito continuado de cohecho, según han informado fuentes de la investigación a una agencia de comunicación. Estas mismas fuentes precisan que este arresto del político valenciano no guarda relación con la denominada ‘Operación Taula’ en la que se investigan operaciones de blanqueo llevadas a cabo por el PP valenciano. Junto a Grau ha sido arrestado un empresario y se ha procedido a registrar la sede de una joyería y la empresa Viajes Tranvias Tours en Valencia, siempre según las mismas fuentes.

El arresto de Grau parte de la denuncia de un particular y ha sido detenido por el Instituto Armado ejerciendo funciones de Policía Judicial, si bien en el caso no ha participado la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil que se encarga de la investigación del ‘caso Taula’.

Primeras reacciones

El primer teniente de alcalde de Valencia y portavoz socialista en el Ayuntamiento de Valencia, Joan Calabuig, ha señalado que “es evidente” que el que fuera vicealcalde de Valencia y “mano derecha” de Rita Barberá, Alfonso Grau, “haya estado seguramente en el centro de muchas de las decisiones que hoy están en los tribunales”.

Así lo ha indicado Calabuig al ser preguntado por si considera que esta situación significa que el exvicealcalde de la ciudad era “el responsable” de lo que está ocurriendo en el grupo municipal popular, en el que nueve de sus diez concejales están siendo investigados por un presunto delito de blanqueo.

Al respecto, Calabuig ha recalcado que “siempre han tenido la sospecha” de Grau ya que, según ha incidido, “su nombre ha parecido de forma sistemática y reiterada en muchas de las situaciones que se han convertido en situaciones irregulares y donde hay procesos judiciales penales abiertos”. Sin embargo, ha matizado que siempre con bajo “el conocimiento de la señora Barberá” porque era “su instrumento y su mano derecha”. Por tanto, ha subrayado que es “evidente” que “la mano derecha de Rita Barberá, el señor Grau, ha estado seguramente en el centro  de muchas de las decisiones que hoy están en los tribunales”.

Asimismo, el primer teniente de alcalde de la ciudad ha incidido en que su formación, a lo largo de muchos años, “ha denunciado que el PP en la Comunitat Valenciana vivía en una situación de corrupción generalizada como sistema de actuación”.

De hecho, ha recordado que, en concreto, en el Ayuntamiento de Valencia solicitaron varias comisiones de investigación que “siempre fueron denegadas”. “Es evidente que esta nueva detención, más las nuevas informaciones de la existencia de una presunta trama con cajas B como sistema de financiación del PP, es una situación muy triste para la Comunitat porque ha hecho un gravísimo daño a esta comunidad y a la dignidad de los valencianos”, ha lamentado.

Así, ha puntualizado que la región valenciana “no es el PP” ni son “esas formas de actuar”. “Desde luego nos parece que esta detención es una expresión más de toda una degradación y un proceso de decadencia que desde luego estamos dispuestos a revertir y ha dejar esto claramente en el pasado”, ha aseverado.

El círculo de Barberá

Por otra parte y preguntado sobre si considera que esta detención supone que se “cierre” aún más el círculo en torno a Barberá, Calabuig ha afirmado que “no le cabe la menor duda”, al tiempo que ha instado a la actual senadora del PP a “dar por concluida inmediatamente su carrera política”, dejar de “hacer daño” a la ciudad y a la Comunitat y a asumir una responsabilidad que, a su juicio, “ha estado clara desde un primer momento”.

 El Ayuntamiento de Valencia otra vez en el punto de mira

La detención de Alfonso Grau vuelve a poner en el punto de mira al Cap i Casal tras la macrooperación contra la corrupción en la Comunitat Valenciana que salpicó a ediles y asesores del Ayuntamiento de Valencia y a la Diputación de Valencia. La citada operación policial se inició el pasado mes de enero tras la detención de  24 personas y otras investigadas a 29 (imputadas según la nueva nomenclatura que sustituye a la palabra imputado/a). Las investigaciones se centran en pagos del 3% al partido por parte de empresas que cerraban contratos o bien con la Administración pública o con el propio partido directamente, por servicios prestados al PP de Valencia, las llamadas mordidas.

Entre los detenidos en la ‘Operación Taula’, estaba el expresidente de la Diputación de Valencia, exalcalde de Xàtiva y expresidente del Partido Popular en la provincia de Valencia, Alfonso Rus y los que fueron su mano derecha en la institución provincial durante años: Máximo Cartula, exvicepresidente de la Diputación, Emilio Llopis, exalcalde de Genovés y exjefe de gabinete del propio Rus. También fue arrestada la máxima persona de confianza de  la exalcaldesa de Valencia Rita Barberá, María del Carmen García Fuster, secretaria del grupo municipal del PP en el Ayuntamiento de Valencia y decenas de ediles y asesores del PP. El juez llamó a declarar a la portavoz adjunta Maria Àngels Ramon-Llin y a los concejales Félix Crespo, Lourdes Bernal, Vicente Igual, Beatriz Simón, Cristóbal Grau y Alberto Mendoza. También a los exdiles Ana Albert, Silvestre Senent, Vicente Aleixandre y a los asesores Julio Valero, Cristina Montalbá y Nuria Diego.

La ‘Operación Taula‘  se inició después de que la Fiscalía dispusiera de ‘claros’ indicios de que los tres niveles de Administración de la Comunitat Valenciana podrían haberse visto afectadas por las irregularidades que se están investigando. La última detención, la de Alfonso Grau, vuelve a poner el punto de mira en el Cap i Casal.