Las Asociaciones de Vecinos de Valencia contra Ribó y su política participativa

nochevieja, Joan Ribó, alcalde de ValenciaJoan Ribó, alcalde de Valencia

La política participativa del Ayuntamiento de Valencia con respecto a las juntas vecinales y asociaciones de vecinos de la ciudad deja mucho que desear. Así lo exponen fuentes de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Valencia, que manifiestan su firme disconformidad con la manera de proceder de la administración municipal valenciana, encabezada por Joan Ribó, con respecto a la atribución de los siete millones de euros, destinados al plan participativo del consistorio. Una atribución que se realizará mediante dos vías de participación: por votación a través de Internet y por votación presencial en las sedes del asociacionismo de los barrios valencianos.

A pesar de reiterar en diversas ocasiones el ánimo participativo del nuevo gobierno del ‘Cap i Casal’, Joan Ribó ha fracasado a la hora de ponerlo en marcha. Como expresan diversas asociaciones vecinales, cinco distritos administrativos de los 19 que aglutina la ciudad de Valencia (l´Eixample, Poblats de l´Oest, Rascanya, l´Olivereta y Pla del Real) no podrán decidir las inversiones que propusieron para sus barrios, ya que las ideas han sido rechazadas por el gobierno de Ribó, alegando que eran inviables técnicamente o por que superarían el presupuesto asignado a cada distrito. Un presupuesto que, en algunos casos, ha pasado a ser cero, generando un gran descontento entre la vecindad de esas zonas.

A cambio, el Ayuntamiento quiere marcar a cada barrio cuáles son los proyectos a realizar, desde el Servicio Técnico del Consistorio, de manera alternativa a los ya presentados por cada distrito, poniendo en marcha un plan sin visos de participación y que, como expresan algunas voces del asociacionismo, silencia las demandas vecinales y las intenta sustituir por otras que son más del agrado de Ribó y su gobierno.