Puig apuesta por un fortalecimiento de la arquitectura europea para la unión fiscal y social

Puig destaca la trayectoria de los Premios Importantes y su capacidad para construir una "relación constructiva" entre los medios y la sociedad civilPuig destaca la trayectoria de los Premios Importantes y su capacidad para construir una "relación constructiva" entre los medios y la sociedad civil

El President de la Generalitat, Ximo Puig, ha abogado por un fortalecimiento de la arquitectura que sostiene la Unión Europea para sentar las bases de un proyecto que “incorpore la unión fiscal y abra un espacio a la Europa social”. El jefe del Consell se ha expresado en estos términos durante la conferencia inaugural que ha pronunciado en Benicàssim, bajo el título “Una mirada mediterránea sobre los males de la Europa social”, con motivo de la apertura del curso ‘Los males de la Europa social. Buscando soluciones’, organizado por la Universitat Jaume I (UJI) para este verano.

“Necesitamos más Europa, más democracia, más Europa social, más Europa fiscal armonizada y más cohesionada”, ha aseverado Puig, quien ha destacado además que lo que ha sucedido en Reino Unido con el ‘Brexit’ “debería ayudarnos a reflexionar sobre si lo que nos conviene es una Europa timorata y que parece estancada desde que, en 1993, entró en vigor el Tratado de Maastricht y, con este, la creación de la Unión Económica y Monetaria”.

A su juicio, desde que hace ocho años comenzó la recesión económica, “podemos observar, con todos los datos necesarios, que la estrategia de consolidación fiscal y austeridad a ultranza ha fracasado radicalmente”. En ese sentido, el President ha criticado que dicha estrategia también “ha fracasado en lo social, porque la crisis de desigualdad es enorme, y ha fracasado en lo político, pues es evidente que la situación de la Unión es dramática”. Pero además ha resaltado que la estrategia de la austeridad ha fracasado en lo económico porque “cada vez estamos más lejos de los centros de decisión económica del mundo”.

Para el jefe del Consell, el triunfo del ‘Brexit’ en Reino Unido “ha supuesto el retroceso más importante experimentado en la historia de la construcción europea”. Y, como ha destacado, este proceso es un “síntoma” de la crisis de valores que se está generalizando en Europa.

De este modo, la alineación de factores como “la desigualdad, el miedo, la inseguridad, la xenofobia, el ultranacionalismo” determina esta “enfermedad europea de los valores” que amenaza Europa. “Europa solo es posible arraigada en los mejores valores de la Ilustración, que han posibilitado que las democracias europeas sean las socialmente más avanzadas del mundo y sean un espacio donde se ha llegado a los mayores niveles de igualdad y libertad”, ha afirmado.

Invertir en innovación

Por otro lado, Puig ha reivindicado una inversión europea que se traduzca en términos de productividad. Para ello, recuerda que “hay grandes proyectos de infraestructuras que mejorarían mucho nuestra productividad”, así como otras iniciativas “fundamentales que tienen que ver con la sociedad del conocimiento, con el I+D+i, con las universidades y con la educación”.

Todos estos elementos “deberían ser proyectos europeos de gran potencia”, ha insistido el jefe del Consell, quien ha apostado por invertir en educación, investigación y desarrollo; invertir, en definitiva, “en la bandera del siglo XXI, que es la innovación”.

Crisis de refugiados

Durante su ponencia, Ximo Puig también ha indicado que “la llegada masiva de refugiados ha puesto de manifiesto la actual debilidad de las convicciones europeas ante las presiones xenófobas que se abren paso en muchos países de la Unión Europea”. Al respecto, el President ha recordado que en la Comunitat Valenciana “ha habido un ofrecimiento de acogida que no ha obtenido ninguna respuesta. No era solo de la Generalitat, sino del conjunto de la sociedad valenciana, que había organizado una red de solidaridad que no representaba ningún gasto público”.

Por ello, el jefe del Consell ha afirmado que no entiende la actitud de algunos gobiernos, incluido el Gobierno de España, porque provocan que ‘el barco de la esperanza’ fletado por la Administración valenciana, que iba a recoger a 1.400 refugiados, “continúe atracado”, ha aseverado.