A hostias con el hermano de la concejal

El hermano de Amparo Lluch, concejala de fiestas de Algemesí, es el hombre que la emprendía a golpes con un antitaurino en el vídeo que ha circulado por televisiones nacionales e internet.

El agresor,  ha sido alentado en su perfil de Facebook por estos hechos, aunque tampoco han faltado los comentarios críticos.

CONSECUENCIAS POLÍTICAS

Verds Esquerra Ecologista, integrada en Compromís, ha instado a la Fiscalía a actuar de oficio sobre las Becerradas de Algemesí (Valencia), dado que a su juicio “se podrían estar cometiendo delitos por maltrato animal y por permitir a menores asistir a un espectáculo violento”, que califican de “salvaje y cruel”.

Así, pide a la Fiscalía que actúe de oficio para “atajar” los posibles delitos que se producen en “este espectáculo de tortura animal, menos conocido que el tristemente célebre ‘Toro de la Vega’ de Tordesillas” pero que “es más cruel si cabe que aquel, pues sus víctimas son entre ocho y diez terneros, que son banderilleadas durante muchos minutos por espontáneos antes de que estos traten también de acabar con su vida con un estoque de grandes dimensiones y todo ante la atenta mirada de decenas de menores”.

En un comunicado, las mismas fuentes han incidido en que la “brutalidad” del ‘Toro de la Vega’ de Tordesillas “se queda pequeña” en comparación a las Becerradas de Algemesí porque en esta celebración valenciana “no hay ni buey, lo que se tortura y mata son crías de vaca que salen a la plaza a jugar y que acaban cosidas a puñaladas”.

En esta línea, el portavoz de Verds Esquerra Ecologista, Julià Álvaro, ha reprobado que en las Becerradas “no existe el peligro de resultar herido” porque los “valientes” que saltan a torear “saben que tienen delante poco más que unos perritos, que no corren ningún riesgo”.

“LA TORTURA ES CLARA”

Ante esta situación, instan a la Fiscalía a que investigue para determinar si se está cometiendo un delito de tortura animal recogido en el artículo 337 del Código Penal. “Para nosotros la tortura es clara”, ha apuntado Álvaro, que describe que el evento consiste en que un grupo de hombres van clavando banderillas (arpones de más de seis centímetros) a un ternero, “haciendo ver que son grandes figuras del toreo”.

“Una le puede quedar clavada al cuello, la otra al lomo, la otra al culo o en una pata y todas se suman a las punzadas que no consiguen aguantar la banderilla. Además, por si eso fuera poco, cuando se deciden a matar el animal, el sadismo se multiplica porque entonces intentan clavar el estoque y mientras el animal agoniza, la gente aplaude, y ríe, y anima, y se lo pasa bien hasta que la cría, desangrada, se muere”, ha lamentado.

FISCALÍA DE MENORES

   Del mismo modo, y a la vista de que se trata de un espectáculo “cuanto menos sádico”, Verds Esquerra Ecologista solicita también la intervención de la Fiscalía de Menores, pues señalan que “no parece haber ningún control sobre el acceso de menores al recinto en el que se producen estos actos de barbarie”.

“Se trata de un espectáculo de la violencia por la violencia, una fiesta de la sangre, de la tortura, de la burla del más débil hasta hurtarle la vida. Hay mucha desmesura, mucho alcohol y muy poco sentido”, ha apuntado Álvaro.