Condena a un Capitán de la Guardia Civil de Sueca

La sala de lo Militar del Tribunal Supremo (TS) ha confirmado la condena de cinco meses de prisión a un Capitán jefe de la Guardia Civil de la localidad valenciana de Sueca -ascendió a Comandante mientras estaba acusado- que agredió a un subordinado, un oficial, tras una discusión. El codenado le dijo frases tales como ‘Aquí se hace lo que me sale de los cojones’ o ‘Te vas a cagar, niñato de mierda’.

Así se confirma la sentencia dictada por el Tribunal Militar Central en abril de 2014, que condenó a este Comandante a cinco meses de prisión, con la accesoria de suspensión de cargo público, por un delito consumado de abuso de autoridad, en su modalidad de maltrato de obra a un inferior. También se le fijó una indemnización de 1.000 euros en concepto de responsabilidad civil.

Los hechos juzgados ocurrieron el 29 de noviembre de 2011 cuando el condenado ejercía como capitán de la Guardia Civil en el mando de la Compañía de Sueca.

Estando de paisano observó cómo el agente que prestaba servicio de atención al ciudadano -la víctima-, haciendo uso de su descanso, se retiró momentáneamente para tomar un bocadillo. Al observar personas en la entrada del Cuartel, el mando pensó que se encontraban esperando a ser atendidas, por lo que al regreso del agente le reprendió. La discusión siguió en su despacho y, según consta en la sentencia, el capitán se dirigió a su subordinado con expresiones como ‘Te vas a cagar, niñato de mierda’, amenazándole con que iba a dar un parte disciplinario y que se olvidara de promocionar de por vida, ante lo que el afectado respondió que no aguantaba más y se iba, pero el capitán le golpeó en la mano que sujetaba el picaporte, agarrando al guardia por el cuello con la mano derecha y golpeándole con la izquierda, con poca fuerza, en el pómulo derecho.

Tras los hechos, el agente fue atendido en un centro de salud de Alzira, donde fue diagnosticado de ansiedad, hematoma en el pómulo derecho, ligero edema en el dedo índice de la mano derecha y escoriación en el lado derecho del cuello, con marca de dedos, causando baja durante tres meses por trastorno adaptativo mixto con sintomatología ansiosa y depresiva.

Presentada denuncia por el agente afectado ante el juzgado de Guardia de Sueca, el juzgado de Instrucción número 4 de Sueca incoó diligencias previas e impuso al oficial imputado una orden de alejamiento del perjudicado, lo que le supuso la imposibilidad de prestar servicio en su destino.

Planteado conflicto de jurisdicción entre el citado juzgado de Sueca y el juzgado Togado Militar Territorial número 13 (Valencia), la Sala de Conflictos de Jurisdicción, mediante sentencia de fecha 29 de mayo de 2012, atribuyó la competencia a la jurisdicción militar.

El Tribunal Militar Central, el 28 de abril de 2014, dictó sentencia por la que se condenaba al Comandante. Éste recurrió ante el TS al estimar inexistencia de prueba de cargo válida ante la “duplicidad” y “disparidad” de los testimonios y refiriendo posible violación del ejercicio legítimo de defensa. Pero el Supremo rechaza estos argumentos y confirma la sentencia.