El Ayuntamiento renovará las calles Hernán Cortes, Félix Pizcueta, Pizarro y Conde Salvatierra

La Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Valencia ha aprobado este viernes tres proyectos de reforma integral de servicios y superficie de las calles Hernán Cortés, Pizarro y Félix Pizcueta, todas ellas en el Distrito L’Eixample, que serán financiadas con cargo al Plan Especial de Apoyo a la Inversión Productiva en Municipios de la Comunidad Valenciana, el llamado ‘Plan Confianza’. Además, el plan prevé actuar de manera similar en la calle Conde de Salvatierra.

El concejal de Urbanismo, Alfonso Novo, ha dado a conocer los detalles de esta serie de actuaciones, que variarán las características de estas vías públicas para “mejorar su acceso y uso por parte de los peatones, así como la actividad comercial de los numerosos establecimientos que allí se localizan”, según ha informado el consistorio en un comunicado.

Una de las principales características de los proyectos es que se prevé la ampliación de las aceras y la reducción de las calzadas, que pasarán a tener un único carril para el paso de vehículos en todos los casos. No obstante, en los que hay paso de autobús urbano o parada se ha previsto una zona para compatibilizar ambos usos si detener el tránsito de los automóviles.

En el caso del proyecto en Hernán Cortés, el presupuesto de ejecución asciende a 750.000 euros; en Pizarro, a 700.000 euros; y en Conde de Salvatierra, un millón de euros. En los tres casos, el plazo de ejecución es de 8 meses.

En cuando a Félix Pizcueta, las obras consisten en la renovación de aceras y, con un presupuesto de 150.000 euros, estarán concluidas en dos meses. En concreto, se renovará las canalizaciones de riego, telecomunicaciones y alumbrado, la colocación de distintas especies de arbolado, y la renovación del mobiliario urbano e imbornales.

CALLES CON ACTIVIDAD FALLERA

Además, ha apuntado que, dado que se trata de vías públicas en las que se registra una dinámica actividad fallera con la instalación de monumentos o iluminación, se ha previsto la instalación de firme con especial resistencia al fuego, ha explicado Novo, así como arquetas fijas para la iluminación.

“En el caso de las actuaciones a desarrollar en la calle del Conde de Salvatierra, dado que en esta vía se localiza el Mercado de Colón, y al tratarse de un Bien de Interés Cultural, BIC, es necesario remitir el proyecto de obras a la Dirección General de Cultura de la Conselleria, por lo que no ha podido ser aprobado este viernes, a la espera del visto bueno de la Dirección General”, ha explicado el edil.

ADOQUINES QUE ABSORBEN LA CONTAMINACIÓN

Asimismo, Novo ha subrayado otra de las particularidades de este proyecto conjunto de obras en L’Eixample, y es que en la calle Félix Pizcueta se va a instalar un pavimento especial que absorbe la contaminación atmosférica. Se trata de un proyecto piloto financiado por la Comisión Europea, que tiene un presupuesto de 230.000 euros, y que comenzará nada más se concreten los plazos con la Comisión que se calcula en alrededor de tres meses.

El proyecto, redactado por la Fundación InnDEA, se enmarca dentro de los llamados programas Light To Cat, y prevé la instalación de adoquines especiales que, mediante la acción de la luz solar, son capaces de generar reacciones que absorben gases contaminantes como óxidos de nitrógeno, partículas en suspensión o compuestos volátiles, entre otros.

También durante la reunión de la Junta de Gobierno Local se ha aprobado impulsar una serie de obras de supresión de barreras arquitectónicas por un importe global de 900.000 euros para acciones que redundarán en la calidad de vida ciudadana en todos los barrios de la ciudad con la renovación de rampas, adecuación de las nuevas, eliminación de barreras. El plazo de ejecución es de diez meses.