El Consell esperará al informe de los desprendimientos del San Pío V

Museo San Pío V de ValenciaMuseo San Pío V de Valencia

El Gobierno valenciano cree que la caída de cascotes de la fachada del Museo de Bellas Artes San Pío V de Valencia, que se ha producido a primera hora de esta mañana, “no tiene, en principio, por qué cambiar el plan de obras” previsto en la pinacoteca, donde se ha iniciado al actuación de la V fase de ampliación. No obstante, el Ejecutivo autonómico insta a esperar al informe técnico para tomar decisiones en consecuencia.

   Así se ha pronunciado el portavoz y vicepresidente del Gobierno valenciano, José Ciscar, en la rueda de prensa posterior al pleno del Consell a preguntas de los medios sobre los desprendimientos que ha sufrido este jueves el museo y por los cuales los bomberos han tenido que realizar tareas de limpieza y saneamiento en la pared exterior.

Al respecto, Ciscar ha comentado que como el incidente “ha sido tan inmediato” lo que se ha hecho es “enviar a los técnicos para que miren las causas y las consecuencias y después se tomará la decisión más  oportuna”.

“Necesario determinar causas”

En este sentido, ha insistido en que “es necesario determinar en primer lugar las causas y, por eso, la Coselleria de Cultura ha enviado técnicos con el fin de que hagan el informe pertinente y a partir de ahí ya se tomarán las decisiones”.

Los bomberos de Valencia han acudido alrededor de las 06.50 horas al San Pío V por un aviso de caída de cascotes de la fachada de la pinacoteca a la calle. Por ello, han tenido que realizar tareas de limpieza y saneamiento en la pared exterior del museo, ha explicado este  cuerpo de emergencia.

El desprendimiento, que no ha ocasionado daños personales a ningún viandante, ha provocado el corte de un carril de la calzada adyacente al museo por parte de la Policía Local, para permitir la labor de los bomberos.

A Ciscar también se le ha interrogado sobre si hay alguna novedad en el proceso de reposición del trencadís del Palau de les Arts Reina Sofía de Valencia, diseñado por el arquitecto Santiago Calatrava, que tuvo que ser retirado al sufrir desprendimientos en su cubierta.

No hay novedad

Acerca de este asunto, el representante del Consell ha comentado que no hay ninguna novedad” y ha añadido que, con independencia de quién lleve a la cabo la reposición, “la costeará íntegramente la empresa y los técnicos que construyeron e intervinieron en el proceso de edificación”.

En este punto, ha dicho que “lo normal” es que los trabajos los realizaran los mimos que construyeron el coliseo, pero ha comentado que si, “por la razón que sea, deciden que lo haga otra empresa, lo que a la Generalitat le importa y va a garantizar es que quienes intervinieron en ese proceso constructivo tienen que abonar el coste de la recuperación” y que la solución que se aplique “sea adecuada”.

“Partimos de la base –ha continuado– de que hay un acuerdo en el que la responsabilidad la tienen al cien por cien quienes intervinieron en el proceso constructivo y ahora se está en cerrar cuál será la solución constructiva de reposición del trencadís”.