El vicealcalde Grau no dimite: “Nadie marca mis decisiones”

Alfonso Grau, Rita BarberáAlfonso Grau, exvicealcalde del Ayuntamiento de Valencia

El vicealcalde del Ayuntamiento de Valencia y presidente de la Fundación Turismo Valencia Convention Bureau (FTVCB), Alfonso Grau, ha rechazado este lunes dimitir de su cargo público tras ser de nuevo imputado en el ‘caso Nóos’ por los Valencia Summit: “Nadie marca mis decisiones”.

Así lo ha declarado en una rueda de prensa que no estaba prevista y que ha ofrecido en el consistorio tres días después de conocerse la decisión de la Audiencia de Baleares de volverle a imputar en el ‘caso Nóos’ al considerar que dispuso del dominio y control sobre la concertación y sobre el gasto destinado a los Valencia Summit, de modo tal que participó en la misma “tanto de modo activo como por omisión”, exponía.

Grau, que al final de la rueda de prensa ha estado acompañado por la alcaldesa de la ciudad, Rita Barberá, ha afirmado que no pensaba dimitir ahora, y en este sentido, preguntado por la línea roja establecida por el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, en casos de presunta corrupción, ha dicho: “Las líneas rojas son muy respetables, son las suyas, yo tengo mis propias líneas y nadie marca mis decisiones”.

Así, Grau, que ha comenzado la rueda de prensa sonriente, y ante la expectación de medios de comunicación, ha avanzado que “algunos” iban a salir “defraudados”, ha afirmado: “Si alguien esperaba que me iba a marchar, pues no va a ser así”.

En esta línea, ha aseverado que “los tiempos para irse no me los marca nadie, me los marco yo. Si alguien esperaba me iba a marchar, pues no va a ser así. Los tiempos no me los va a dictar el PSPV, me los pondré yo”, ha insistido. “En toda mi vida profesional y pública, todas las decisiones de llegar o marcharme las he tomado yo, y ésta no va a ser una excepción”, ha apostillado.

“Contra mí -ha agregado- no hay más acusación que la del PSPV. El ministerio fiscal no me ha acusado de nada y se ha opuesto al recurso del PSPV”, ha añadido. Así mismo, ha lamentado ser “el chivo expiatorio en una persecución política usando procedimientos jurídicos”.

De igual modo, ha agradecido el “apoyo, cariño y solidaridad” recibida por el equipo de Gobierno, encabezado por la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y sus colaboradores. También ha dado las gracias al PP porque la decisión “no la haya tomado el partido” y le haya permitido a él adoptarla.

LA ALCALDESA CALIFICA DE ‘EXTEMPORÁNEOS’ LOS PÁRRAFOS DEL AUTO QUE LE ALUDEN

Por su parte, la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, ha manifestado su “sorpresa y asombro” por las reflexiones contenidas en el último auto de la Audiencia de Palma sobre el ‘caso Nóos’, donde se analiza la participación que pudo tener en los convenios de colaboración suscritos para la celebración del Valencia Summit -por los que el Instituto presidido por Iñaki Urdangarin recibió 3,6 millones de euros públicos- y ha calificado de “extemporáneos” los párrafos en los que se alude a ella al tiempo que ha recalcado la ausencia de competencia de la sala para hacerlo.

A continuación, Barberá, tras expresar su “respeto” a la justicia y al Estado de Derecho y asegurar que es ciudadana de “una nación libre donde imperan el Estado de Derecho y la Ley”, ha calificado de “extemporáneos” los párrafos del citado auto en los que se alude a ella, al tiempo que ha recalcado la ausencia de competencia de la sala para hacerlo.

La primera edil se ha expresado de este modo en la rueda de prensa ofrecida inmediatamente después de la de su vicealcalde, Alfonso Grau, en la que éste ha afirmado que no dimite del cargo tras su reimputación en el ‘caso Nóos’. Rita Barberá ha defendido a su edil como una persona “hecha y derecha, íntegra, que ha ofrecido importantes servicios a Valencia y los valencianos”.

La responsable municipal ha explicado que tras consultar este fin de semana con “varios juristas” el auto de la Audiencia de Palma –conocido el pasado viernes– “todos” coinciden en que los párrafos que aluden a ella con “extemporáneos” y que la sala “no es competente” para hacer esa referencia, dado que se trata de “una competencia del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV). Barberá ha aseverado que esta instancia “ya habló claro y contundentemente en su momento y me liberó de la imputación que se pedía”.

Rita Barberá ha estimado que “eso cuanto menos es decir que los magistrados del TSJCV no han atendido sus funciones o que han prevaricado” y ha confiado en que “tomen buena nota de las palabras de Calabuig”. En la misma línea, ha resaltado que el TSJCV “no es un dique de contención” sino “la máxima instancia judicial de la Comunitat Valenciana” que “requiere el máximo respeto” y ha criticado el “oportunismo político” de Calabuig.

La alcaldesa ha apuntado que al portavoz del PSPV en el consistorio “no se le conoce trabajo fuera de la política” y que “no ha trabajado en el ámbito privado”, además de lamentar “su incapacidad política”. “Se sabe por derrotado ante los partidos radicales y entra como elefante en cacharrería. Mintió para argumentar discurso a sabiendas. Reiteradamente quiere involucrarme en casos” para “ver si me quitan y hace algo él” ha planteado la primera edil.

Rita Barberá ha estimado que “eso no es hacer oposición política” sino un síntoma de “bajeza moral” y ha dicho que Calabuig sabe que ella no tiene “nada que ver” en casos como el de Emarsa, en el que “ni la justicia me ha llamado a testificar”, ni en Feria Valencia. Respecto a esta última institución, ha reiterado que ella es presidenta del Patronato, un órgano que “no tiene poder ejecutivo”.

La alcaldesa ha agregado que así se recoge en los estatutos de la institución ferial y ha acusado a Joan Calabuig de buscar sólo “manipular y falsear” para “intentar denigrar a las personas”. Tras ello, ha reiterado que “la justicia, en la instancia correspondiente” la desvinculó de la imputación que pedían para ella. “Calabuig me quiere imputar y no se ve la viga en su ojo. Es sectario y un político penoso, sin capacidad de ilusionar. Un pobre político” con “ansiedad y morbo por quitarme de en medio para tener alguna posibilidad de ser algo”, ha insistido.

Barberá ha declarado que los valencianos no quieren que los políticos mientan sino “políticos serios” que respeten el Estado de Derecho. Asimismo, ha aseverado que las peticiones de dimisión que ha hecho el portavoz del PSPV le hacen “sentir más fuerte” como alcaldesa y “demuestran la absoluta debilidad” del responsable socialista. “Digo a los valencianos que sigan confiando en mí. Volveré a ser su alcaldesa para que Valencia siga adelante y progrese”, ha afirmado Rita Barberá.

La responsable municipal ha hablado también de Alfonso Grau y ha señalado que lamenta “profundamente la situación judicial que parece planteársele” aunque ha matizado que “hay que esperar aún algún trámite más” y que “no está imputado de momento” porque la resolución de la Audiencia de Baleares “pide al juez que revise el informe anterior” cuando se le desimputó.

Preguntada por si Grau debería dimitir atendiendo a la línea roja del presidente de la Generalitat y del PPCV, Alberto Fabra, para casos de presunta corrupción, Rita Barberá ha dicho: “No, no yo no entro más. He dicho que muy claro que Grau, que todavía no sabe cuál es si situación cierta porque está en el periodo de tramitación, tomará la decisión que crea conveniente dado su peso específico, su integridad, su honradez, sus servicios a Valencia y su responsabilidad”.

“Nadie tenemos que decirle nada. Es suficientemente mayor y responsable para hacerlo así”, ha resaltado. Tras ello, preguntada por si finalmente Grau fuese procesado, Barberá ha respondido que no entra en “hipótesis de trabajo”. La alcaldesa ha agregado que el vicealcalde no es “ningún niñato ni alguien que necesita la política para vivir o comer” y ha afirmado que es “una persona hecha y derecha, íntegra, que ha prestado importantes servicios a Valencia ya los valencianos”, además de subrayar su “profesionalidad” en el campo de la medicina como cirujano.

De este modo, ha reiterado que Alfonso Grau es una persona “de enorme experiencia y responsabilidad” y ha manifestado que “tomará la decisión que considere conveniente y cuando lo considere conveniente”, al tiempo que ha precisado que ésta será acorde “con los servicios a los ciudadanos y a su propia defensa”. “Él decidirá”, ha expuesto.