La reunión secreta de Fabra y Rajoy

Alberto Fabra estuvo reunido dos horas con Mariano Rajoy en Alicante hace medio mes, el día en el que la Generalitat sólo divulgó que el valenciano había acompañado al aeropuerto al gallego y Moncloa ni eso. De lo que nos enteramos ahora, vía El Mundo pero con confirmación en pasillos de Les Corts del propio Fabra. Ambos mandatarios despejaron sus agendas sin límite de tiempo para que, cuando se supiera del encuentro, Fabra no resultara haber sido menos que nadie. Rita Barberá por ejemplo.

¿De qué hablaron en esas dos horas? “De lo que está sucediendo en España y en la Comunidad”, y del PP. ¿Obtuvo Fabra algo concreto de Rajoy? Contesta el President a los insistentes periodistas parlamentarios que “si hubiera tenido la misma capacidad de convicción (que ustedes) posiblemente hubiera podido sacar más”. Luego algo sacó.

Apuesten a que hablaron de los dimes y diretes sobre su candidatura (que algunos aún se empeñan en poner en duda más allá de lo razonable, imponderables aparte) y de su línea roja contra la imputación (exportada al conjunto de España desde lo de las tarjetas negras devenidas en rojas de Rodrigo Rato).

Pero seguro que dedicaron muchos más minutos al peligro del Tripartit Clàssic, y sobre todo del Tripartit Nou (con Podemos en vez del PSPV), haciendo frente común con Cataluña en clave soberanista. Peligro para el PP, sí, pero peligro sobre todo para la unidad de España. Al menos, a los ojos de los máximos dirigentes del PP valenciano (y de los de la madrileña calle Génova), convencidos de que Rajoy hará gestos para paliar la desafección fruto del agravio que infecta este territorio. Para lo que el tratamiento de los Presupuestos Generales del Estado (PGE aún enmendables en el Senado) a la Comunidad Valenciana, y la cuestión de la financiación autonómica pueden ser claves.

Estas dos últimas cosas seguramente acabarán ligadas, lo veremos pronto. La bajada en el tono de la crítica valenciana al actual sistema de financiación que tanto nos perjudica ha de tener alguna contrapartida además de FLAs y demás mecanismos de compensación del déficit.

Publica hoy El Confidencial Digital que Rajoy ha dado garantías a sus barones autonómicos de que la respuesta que proyecta a Artur Mas no incluirá una mejora de la financiación a Cataluña que suponga un nuevo agravio a las demás comunidades. Financiación cuya reforma acometerá a finales de 2015 para que el PIB suba y haya más dinero para repartir.

Ah, y que no se me olvide: Rajoy y Fabra también hablaron del tiempo y de las familias.