Mas mantiene la cosulta para el 9N y señala al Estado español como el adversario de Cataluña

Artur Mas, president de la Genetalitat de Catalunya, ha anunciado este martes que mantiene la consulta soberanista del próximo 9 de noviembre a pesar de que el consenso con las otras formaciones nacionalistas se ha quebrado y ha apuntado al Estado español como el verdadero adversario de los catalanes.

En una convocatoria de urgencia en el Palau de la Generalitat, Mas ha admitido diferencias tras las últimas reuniones con los representantes de ERC e ICV, pero ha insistido en el mensaje de que “vamos hacia adelante” tras haber intentado defender “por tierra mar y aire” sin éxito el consenso.

“Seguimos adelante, no todos juntos, pero seguimos. La Generalitat no va a dar marcha atrás y vamos a celebrar la consulta el 9 de noviembre”, ha afirmado Mas, quien ha explicado que, sea cual sea el resultado que determinen las urnas, la consulta no será “definitiva”.

Mas ha explicado que la consulta se formulará bajo las mismas preguntas planteadas en 2013 (¿Quiere que Catalunya sea un Estado? Y si es así, ¿independiente?) ya planteada en 2013 y ha desvelado que se mantendrá la infraestructura y logística necesaria para el 9N, para la que cuenta con 20.000 voluntarios y locales en 920 municipios propiedad de la Generalitat donde realizar el referéndum.

En la consulta podrán participar los mayores de 16 años, por lo que Mas ha pedido máxima participación al pueblo catalán, ya que en su opinión una respuesta masiva ante las urnas “es lo que más teme el Estado español”. El presiente de la Generalitat ha anunciado que el resultado de la votación se conocerá el día 10, si bien ha insistido en que lo que decidan las urnas “no será definitivo” pase lo pase.

Mas ha explicado que la única posibilidad de realizar un referéndum por la independencia pasa por convocar unas elecciones y que todos partidos nacionalistas se unan en una sola lista y un solo programa. “Este es el instrumento que más teme Madrid y la única forma de darle validez internacional a la consulta”, ha señalado el jefe del Gobierno catalán, quien ha recordado su potestad para convocar las elecciones.

A pesar de las discrepancias y la falta de consenso con las otras formaciones nacionalistas, Mas ha reiterado que el adversario “está a cientos de kilómetros y no a unos pocos”, en clara alusión al Gobierno de España, al que ha acusado de no permitir que el pueblo catalán “se exprese libremente en las urnas”. “No nos confundamos de adversario, que es poderoso e intransigente”, ha añadido.”Estamos un poco más solos y el reto es dificilísimo, pero eso no hará que la Generalitat dé un paso atrás”.

“Yo estoy dispuesto a llegar hasta el final. A hacer algo grande el 9N”, ha apostillado.