Blanco sin “blanca” pasa el cepillo para pagar la condena a EU por ‘Calatravatelaclava’

Santiago-Calatrava-2004Calatrava, a quien le fue encargada la construcción de la Ópera

Después de que la sección sexta de la Audiencia Provincial de Valencia confirmara la condena a EUPV por el por el uso del dominio www.calatravatelaclava.com, aunque ampara el contenido de la página web al estimar que la crítica que se hace tiene relevancia pública e interés general, el grupo político deberá hacer frente a una multa de 30.000 euros.

En este sentido, el portavoz de EU, Ignacio Blanco, en su cuenta de Twitter, anuncia queabre una colecta para sufragar la multa porque “es mucho dinero”. Además, también confirma que está activa “calatravanonoscalla.com”, en que se apuntan los “proyectos ruinosos y facturas sin IVA” del arquitecto valenciano.

Por lo que se refiere a aportaciones, en estos momentos, se han recaudado según la página web un total de 7.913 euros, por lo que restan 22.000 para la totalidad de la multa. “Vamos a relanzar la campaña para recaudar dinero”, sentencia el dirigente de EU.

SENTENCIA PARADÓJICA

La Audiencia condena el uso del dominio www.calatravatelaclava.com pero ampara el contenido de la página web al estimar que la crítica que se hace tiene relevancia pública e interés general y, además, que se proyecta sobre una persona -el arquitecto valenciano Santiago Calatrava- con proyección pública, “con lo que el peso de la libertad de expresión es más intenso”. Algo cuanto menos paradójico ya que el dominio tiene un significado ofensivo pero el contenido es relevante.

Así consta en la sentencia en la que el tribunal valenciano confirma la resolución dictada por el juzgado de Primera Instancia número 12 de Valencia que ordenaba el cese de la página web www.calatravatelaclava.com, impulsada por EUPV, y condenaba a esta formación política a abonar 30.000 euros al arquitecto por intromisión al honor, al entender que el dominio era injurioso y vejatorio.

Frente a esta resolución de instancia interpusieron recurso tanto EUPV como el propio arquitecto valenciano. En el suyo, la formación política justificaba el uso de ese dominio y exponía que no se podía interpretar de manera aislada, desligándolo del contenido de la página y del contexto social en el que nacía. Hacía referencia a la libertad de expresión y a jurisprudencia del Tribunal Supremo.

Por su parte, Calatrava alegaba que toda la web, empezando por el nombre y siguiendo por su contenido, estaba dirigida a difamarle y desprestigiarle; y solicitaba que se ordenara a EUPV abstenerse de utilizar otros dominios de Internet que contuvieran el nombre o la misma similar expresión injuriosa, así como que se le condenara a una indemnización con un mínimo de 600.000 euros.

Respecto al dominio, la Audiencia coincide con el juzgado en que tiene un significado “ofensivo” que afecta al prestigio profesional de Calatrava. Estima que la expresión utilizada para denominar la página web es innecesaria para transmitir la información y opinión que contiene, y es “inequívocamente injuriosa y ofensiva”, así como “desproporcionada” para la finalidad perseguida.

Por la alegación de EUPV de que la indemnización de 30.000 euros es desproporcionada, la Audiencia lo desestima al entender que esta cantidad está justificada atendiendo a la “enorme” difusión de la página web: “A la página se accede desde cualquier ordenador con conexión a internet y a través de otros dispositivos y medios, y resulta además que la difusión no se limita a esta Comunidad ni al país completo, sino que la difusión es mundial”, indica.

EL PESO INTENSO DE LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

Respecto a las alegaciones de Calatrava, el tribunal no aprecia intromisión ilegítima en el contenido de la web. Al respecto, sostiene que la crítica contenida en la página tiene “relevancia pública” e “interés general” y, además, “se proyecta sobre una persona con proyección pública”, con lo que el peso de la libertad de expresión es “más intenso”.

Por ello, indica que la relevancia pública o interés general de lo expresado en la página web, en lo que a contenido se refiere y no al título, “obliga a hacer valer la prevalencia del derecho a la libertad de expresión”.

CALATRAVA DONARÁ EL DINERO DE LA MULTA

El arquitecto valenciano Santiago Calatrava ha anunciado que donará íntegramente los 30.000 euros que le tiene que abonar EUPV tras ser condenada la formación por una intromisión ilegítima en el derecho al honor al emplear el dominio ‘calatravatelaclava’ en una página web con documentación y diferentes informaciones sobre el arquitecto.