Rus hace autocrítica de partido

El presidente del PP de la provincia de Valencia, Alfonso Rus, ha participado este sábado, 4 de octubre, en un almuerzo de trabajo con alcaldes, portavoces, concejales y militantes y simpatizantes de la Ribera Baixa, en el que ha hecho autocrítica y ha afirmado: “Algo hemos hecho mal cuando nuestros votantes han dejado de apoyarnos”.

Así lo ha indicado en la sesión celebrada en El Perelló (Valencia), en la que también han participado el presidente comarcal, Pedro Juan Victoria, y los presidentes de NNGG regional y provincial, Juan Carlos Caballero y Roberto Calpe, respectivamente.

“No hemos sabido explicar a la gente que no se puede crear empleo de hoy para mañana”, ha subrayado Rus, quien considera que ahora están “empezando a levantar el país”. “Ya se ve la luz y tenemos que seguir trabajando por toda esa gente que no cobra a final de mes y que aún no ha notado la mejoría de la economía”, ha recalcado.

Así, el presidente provincial ha animado a los presentes a “seguir confiando en el proyecto del Partido Popular”, al que se ha referido como “el único partido serio y con una línea marcada” ya que considera que el mensaje de la oposición es “todo gratis”.

Rus también se ha mostrado convencido de que la reforma electoral saldrá adelante “porque la oposición está muy nerviosa y eso es signo de que está bien planteada” y ha recordado al Gobierno que “si están ahí es por alcaldes y concejales que dan la cara por ellos”.

EL “DESPILFARRO” DE CASTOR, CULPA DEL GOBIERNO SOCIALISTA

El también alcalde de la localidad valenciana de Xàtiva, tras asegurar que se volverá a presentar a las elecciones, ha tildado de “despilfarro” que el proyecto del almacén de gas submarino Castor situado frente a las costas de Vinaròs (Castellón) ahora cueste más de 1.300 millones de euros a los ciudadanos.

Ha responsabilizado de esta situación al anterior Gobierno socialista, al que reprocha que lo “aprobó el sin ningún tipo de estudio previo” y. “ahora se tiene que cerrar y va a costar más de 1.300 millones de euros a todos los contribuyentes”.

Rus ha destacado que las desaladoras, también obra del gobierno socialista, están cerradas”, a lo que ha agregado “las gastaremos para hacer tours turísticos porque otra cosa no podemos hacer”.

También se ha referido a las participaciones preferentes “que engancharon a decenas de miles de personas, surgieron de la mano de los socialistas” y que, “en siete años, desaparecieron 200.000 empresas que eran motor de empleo”.

“Nos dejaron un país reventado y sin credibilidad. Se habían gastado lo que teníamos y lo que no pero no lo hemos sabido explicar”, lamentó el dirigente valenciano.