¿Son los business angels la solución a la escasez de crédito del emprendedor?

En los años 20, un grupo de empresarios acaudalados decidieron destinar parte de su fortuna a los espectáculos de Broadway, Nueva York, para que no desaparecieran, y decidieron bautizar a estos inversores privados con el nombre de “inversores ángeles” o “ángeles”. Lejos de desaparecer, esta figura se ha multiplicado exponencialmente en EEUU, exempresarios o grandes fortunas que quieren ampliar su patrimonio financian anualmente miles de proyectos. Empresas como The Body Shop, Amazon, Google, Starbucks o Skype, entre otros muchos ejemplos, contaron con el apoyo de un “ángel”.

En la actualidad, un business angel es un individuo que toma sus propias decisiones de inversión y que aporta su propio dinero, conocimientos y contactos a empresas no cotizadas promovidas por personas que le son ajenas, a cambio de una parte accionarial. Aunque invierte en cualquier etapa del desarrollo, el business angel desempeña un papel fundamental en la creación de empresas innovadoras al apoyar a los emprendedores en las fases iniciales del ciclo de vida de sus empresas.

España está a años luz de la actividad e influencia que ejercen en EEUU, pero sí podemos afirmar que estos inversores privados son cada vez más reconocidos. La Ley de Emprendedores recientemente aprobada por el Gobierno recoge que el particular que invierta en una empresa con fondos propios inferiores a los 200.000 euros, tendrá derecho a una deducción del 20% en la cuota estatal del IRPF, es decir, cada ejercicio, podrá optar a una desgravación de hasta 4.000 euros.

El business angel se ha convertido en la primera fuente de apoyo y financiación vía capital para emprendedores en fases iniciales en nuestro país. En 2011 invirtieron vía capital 59,4 millones de euros en 179 empresas en fases iniciales, con una inversión media de 332.015 euros, según un estudio de Manuel Matés, profesor de Esade.

La Asociación de Inversores Privados de la Comunidad Valenciana, CvBan, ha cuadriplicado el número de socios en 4 años. En 2010, año en la que arrancó la actividad de la asociación, eran sólo 17 business angels los que componían básicamente la junta directiva. En 2011 eran 62, el año pasado, 104 socios  y en lo que llevamos de 2013 hay registrados 117 socios.

¿Dónde invierten?

Los inversores privados invierten en empresas con gran potencial de crecimiento y, sobre todo, innovadoras. Los proyectos invertidos suelen tener unas características comunes: aspecto diferencial con un componente innovador, un emprendedor o equipo 100% comprometido, vocación global con componente de internacionalización manifiesto; propuestas que puedan operar en mercados fuertes de crecimiento, proyectos  escalables y cualquier sector de actividad, excepto inmobiliario y financiero.

Los sectores que más interés despiertan entre los “ángeles” son las nuevas tecnologías, Internet y aplicaciones móviles. El capital medio de los inversores privados de CvBan  van desde los 5.000 euros hasta los 300.000 euros, muchas veces en coinversión con otros ángeles.

Durante 2012 se cerraron cerca de 30 operaciones por parte de business angels de CvBAn, con una inversión total efectuada de más de 9 millones euros, la mitad de esta cantidad en colaboración con el Instituto Valenciano de Finanzas (IVF) a través de su línea de acompañamiento al business angel.  Estas inversiones posibilitan la creación de 306 nuevos puestos de trabajo y el mantenimiento de 194.

Ir arriba