Trabajadores de RTVV respaldan el preacuerdo

Los trabajadores de Radio Televisión Valenciana (RTVV) han aprobado el preacuerdo alcanzado entre empresa y sindicatos para el Expediente de Regulación de Empleo (ERE), al imponerse el ‘sí’ con el 69,5 de los 1.050 votos emitidos, según han informado fuentes sindicales.

En la votación, celebrada entre las 18.30 y las 20.00 horas en las cocheras del centro de producción de programas de RTVV en Burjassot (Valencia), han participado 1.050 trabajadores, que han emitido 729 votos a favor del preacuerdo (el 69,5% del total) y 291 en contra (27,7%), además de 17 abstenciones, 10 votos en blanco y dos nulos.

Antes de la votación se ha celebrado una asamblea en la que los sindicatos con representación en el comité de empresa han explicado el documento y han responsabilizado al Consell de la situación a la que ha llegado el ente público.

Al inicio de la misma, el presidente del comité de empresa, Vicent Mifsud, ha admitido que “llegar a este preacuerdo es doloroso” porque los trabajadores del ente “lo que quieren es trabajar”. Por su parte, quien precediera en el cargo a Mifsud, Salut Alcover, ha insistido en que el ERE “es irregular porque es un cierre patronal”, aunque una vez conseguido este acuerdo “ahora hay que elegir”.

CONTENIDO DEL PREACUERDO

El preacuerdo alcanzado contempla indemnizaciones de 35 días por año trabajado con un límite de 30 mensualidades para todos los trabajadores, así como prestaciones lineales para la plantilla de entre 5.000 euros y 8.000 euros, y 3.000 más para los trabajadores de la franja comprendida entre los 45 y los 55 años. Además, la empresa suscribirá un convenio especial con la Seguridad Social para los mayores de 55.

Se establece un primer pago del 60% de la indemnización y el 40% restante en el primer trimestre de 2015. Asimismo, se prevén 30 recolocaciones en la administración pública: 23 del servicio de documentación y 7 de la red y, en el caso de que se produjera la reapertura de RTVV en los próximos tres años, se dará prioridad en la contratación a trabajadores actuales.

La empresa ha puntualizado que, en todos los casos, la suma de las cantidades no podrá ser superior a la indemnización correspondiente al despido improcedente. También señala que los empleados “han renunciado a diversas medidas ofertadas en el Plan Social de la empresa, en particular a las destinadas en el FEAG, destinado a apoyar su reinserción laboral y a la línea de apoyo para autónomos y emprendedores”.