columna

Todos los ‘ex’ van al Mundial

A excepción de Soldado, todas las demás joyas de la corona valencianista subastadas por imperativos de la pésima gestión sufrida por la entidad en tiempos…


Seydou presidente

Mestalla, 1 de mayo de 2014. Un gol de M’Biá acaba de asestar una puñalada desgarradora al corazón del valencianismo marcando en el último minuto…



Like a Rolling Stone

No me gustan ni las listas ni las etiquetas. Siempre he pensado que las preferencias individuales, por muy minoritarias que sean, deben ser respetadas tanto…


La ceremonia de la confusión

Cuando Paco Roig accedió a la presidencia del Valencia hace veinte años, entre aclamaciones y un fanatismo, tan ficticio como desproporcionado, el valencianismo quedó seducido…


El entrenador

Acabó realmente la temporada para el Valencia. Aquel maldito gol de M’Biá hizo que el Valencia cerrara de la manera más dolorosa posible la campaña….


El guión más cruel

Este es el artículo que jamás desearía haber escrito. El 1 de mayo del 2014 permanecerá siempre en nuestra retina como un día repleto de…


Orgullo de oro y brillantes

Hace más de una década fui uno de esos 50.000 afortunados que vivieron ante el Leeds (3-0) una noche de épica y emoción que, por…


Esta derrota nos debe hacer más fuertes

Puede parecer lejano pero, en dos o tres años, cuando estemos a punto de disputar la final de una competición europea, nos acordaremos de lo…


De Romero a Beto

Se llamaba Romero y era paraguayo. Un mal día tuvo la infeliz ocurrencia de provocar al público de Mestalla en un Valencia-Espanyol de la liga 67-68. Su enfrentamiento con los aficionados ubicados detrás de las porterías originó un serio altercado en una tarde que empezó muy bien y acabó fatal. El Valencia ganaba por 2-0 gracias a sendos goles de Vicent Guillot. Faltaban 10 minutos para el final y los catalanes firmaron una remontada sorprendente hasta acabar venciendo por 2-3.


No nos queda sino batirnos

La frase se la adjudica Arturo Pérez Reverte a Francisco de Quevedo en las diferentes entregas de las Aventuras del Capitán Alatriste. El padre del conceptismo literario, a quien Reverte atribuye un carácter “peleón” en la ficción de sus novelas, no dudaba en tirar de esta frase para solventar cualquier cuita por mínima que esta fuera.


‘Noventa minuti en Mestalla son molto longos’

Es difícil definir en una palabra el torrente de emociones que embargó a gran parte de los aficionados tras el pitido final. Mirar en dirección al árbitro fue casi instintivo, después del enésimo atraco en territorio hispalense. Que tradicionalmente el Bernabéu haya sido el escenario de las golfadas arbitrales más célebres no significa que los perjuicios no tengan lugar a menudo en plazas menos mediáticas. El esloveno Skomina, desde ayer, se une a la lista de la infamia junto a trencillas como Clos Gómez, Florian Meyer, Tony Chapron, Tristante Oliva y compañía. Lo mejor de cada casa.