paco lloret

Todos son valencianistas

Me preocupa la atmósfera creada por culpa del proceso de venta del Valencia CF. Me inquieta que se señale con el dedo acusador a quienes…


Ante el inicio de una nueva década

Hace diez años el Valencia se convirtió en el mejor club del mundo. Aquella fue una distinción tan categórica como merecida. El Valencia culminó un…


Todos los ‘ex’ van al Mundial

A excepción de Soldado, todas las demás joyas de la corona valencianista subastadas por imperativos de la pésima gestión sufrida por la entidad en tiempos…


La ceremonia de la confusión

Cuando Paco Roig accedió a la presidencia del Valencia hace veinte años, entre aclamaciones y un fanatismo, tan ficticio como desproporcionado, el valencianismo quedó seducido…


De Romero a Beto

Se llamaba Romero y era paraguayo. Un mal día tuvo la infeliz ocurrencia de provocar al público de Mestalla en un Valencia-Espanyol de la liga 67-68. Su enfrentamiento con los aficionados ubicados detrás de las porterías originó un serio altercado en una tarde que empezó muy bien y acabó fatal. El Valencia ganaba por 2-0 gracias a sendos goles de Vicent Guillot. Faltaban 10 minutos para el final y los catalanes firmaron una remontada sorprendente hasta acabar venciendo por 2-3.


Sevilla encarrila, Valencia decide

El Valencia se juega en Sevilla buena parte de sus aspiraciones de clasificarse para su octava final europea. Pese a que la UEFA ha decidido omitir por decreto la desaparecida Copa de Ferias de su palmarés siguiendo un criterio tan absurdo como dudoso, y sin incluir en el cómputo anterior las Supercopas o las Intertotos conquistadas, los valencianistas están muy cerca de entrar, diez años después, en la disputa de un título continental.


¡Vaya par de talentos!

Una interesante pareja de futbolistas se vislumbra en el horizonte valencianista. La progresión que ha han protagonizado en los últimos tiempos constituye una de las mejores noticias recibidas por el valencianismo en una época repleta de problemas y tensiones. Ambos son de la tierra, se han criado en Paterna y han crecido juntos. Paco Alcácer y Juan Bernat, amigos y residentes en Mestalla, son de esos futbolistas que sienten en lo más hondo los colores y que pertenecen al selecto grupo de los elegidos que ha visto cumplido el sueño de sus vidas. En el camino se han quedado muchos aspirantes.


Escollo salvado

Llegados a este punto, se abre un nuevo escenario en la vida del Valencia repleto de conjeturas. El primer escollo se ha salvado. El proceso de venta ha superado su fase inicial, algo que no parecía tan sencillo a tenor de lo enrarecido que estaba el ambiente y la tensión generada. El camino recorrido ha sido tortuoso, atrás han quedado episodios rocambolescos que han frenado el desarrollo previsto inicialmente.


La hora de Guaita

La reaparición forzosa de Guaita trae un mensaje implícito: llega su hora, el momento de demostrar su nivel de respuesta ante el reto que se le presenta por delante. El guardameta fue bien recibido por la parroquia de Mestalla cuando hubo de suplir al lesionado Alves en el choque ante el Villarreal.


El poder establecido

Cuando Amadeo Salvo desembarcó en la presidencia valencianista aún no se habían apagado los ecos del partido que cerró el pasado ejercicio. La traumática derrota de Sevilla dejó al Valencia fuera de la Champions, a Valverde enfilando el camino de regreso a Bilbao y al club en una transición que se antojaba definitiva.


La etapa reina

El Valencia afronta en las próximas tres semanas la etapa reina de la temporada. De forma consecutiva, se va a medir a tres de sus más cualificados rivales por entrar en Europa. Sin apenas margen de error, el conjunto de Pizzi ha de recibir en Mestalla a Athletic y Villarreal, y entre medias ha de acudir a Anoeta para enfrentarse a la Real Sociedad. La desventaja en la clasificación obliga a los valencianistas a mejorar su puntuación a costa de unos rivales que han sido más regulares a lo largo del ejercicio. De la resolución de estos choques dependerá el porvenir competitivo. Si se sale bien parado, aumentarán las esperanzas en un entorno que sufrió un revés inesperado en Vallecas.


Camino sin retorno

Todos los indicios apuntan en la misma dirección. Esta vez parece que el proceso de venta del Valencia CF no se va a detener ni ante nada ni por nadie. El acuerdo a cuatro bandas alcanzado el pasado fin de semana entre las partes involucradas, tras arduas negociaciones llevadas con ejemplar discreción, supone, en realidad, el pistoletazo de salida de una carrera que debe conducir a la resolución definitiva de un conflicto que dura ya demasiado tiempo.