Algo tan básico como el pan

noticiaAlgo tan básico como el pan

Algo tan básico como el pan, además en cualquier dieta, el pan es un alimento fundamental. Una de las carencias más importantes que tienen las personas intolerantes al gluten es esta: un buen trozo de pan.

Resulta muy complicado encontrar un pan que se asemeje lo máximo posible al pan normal. Su consistencia es arenosa y se quiebra con mucha facilidad, por eso resulta tan complicado hacer una cosa tan simple como un bocadillo.

Muchos de los que sufrimos esta intolerancia o convivimos con ella en casa, nos atrevemos a hacer pan nosotros mismos, y normalmente el resultado no es tan bueno como el que esperábamos.

Hay ciertas cosas que ayudan a que la textura del pan mejore (tanto a la hora de comerlo como a la hora de prepararlo). El gluten es lo que aporta elasticidad a la masa, y sin él, es muy complicado trabajarlas, por eso hoy os presento lo siguiente:

PLANTAGO OVATA.

Así se llama una semilla que añadiéndola molida a la masa que preparemos para el pan, hace que la masa se forme y se extienda mejor. Además es una gran fuente de fibra y hace que los pasteles y los panes queden mas jugosos y se desmigajen mucho menos.

Generalmente las masas con harinas sin gluten son muy pegajosas y se quiebran y rompen con mucha facilidad; esta semilla ayuda a que esto no ocurra. Para que nos de el efecto deseado, haremos lo siguiente:

Reservamos parte del agua que vamos a usar para la masa y en ella añadimos 1 o 2 cucharaditas de las semillas molidas (muy importante que estén molidas, sino, no hacen el mismo efecto). Las dejamos durante 10 minutos que repose y lo añadimos a la preparación de la masa.

Podéis encontrar este producto en cualquier Herboristería.

Hoy voy a dejaros la receta de un pan de molde casero que sale muy bueno. Ahí va…

Ingredientes:

250 gr de harina sin gluten

Una cucharadita de sal

Medio sobre de levadura seca

Una cucharada de aceite vegetal

Mantequilla (para engrasar)

Elaboración:

Mezclar en un cuenco: harina, más sal más levadura.

Incorporar el agua calentita con el aceite.

Cubrir la masa con un paño húmedo mas o menos media hora.

Engrasar un molde rectangular.

Trabajar bien la masa a mano. Ponerla en el molde y allanarla bien.

Precalentar el horno a 200ºC.

Poner el pan a media altura unos 40 o 45 minutos.

Es importante que se quede bien tapadito cada vez que lo usemos, ya que sino, se hace duro con mucha facilidad.

Texto por Claudia Piera