Alumnos de la UPV presentan un proyecto para crear medicamentos a partir de semillas

Alumnos de la UPV presentan un proyecto para crear medicamentos a partir de semillas. Un grupo de estudiantes de la Universidad Politènica de València ha presentado su proyecto “AladDNA” al concurso de biología sintética organizado por el Massachusetts Institute of Technology, el llamado iGEM 2015.

El proyecto presentado por los estudiantes valencianos se trata de un dispositivo con el que se pretende fabricar medicamentos a partir de semillas, las cuales estarían expuestas a diferentes tipo de intensidad y golpes de luz. El iGEM 2015 tendrá lugar el próximo 24 de septiembre en Boston y participarán un total de 280 equipos. El equipo de la UPV será el único representante español.

El dispositivo sería como una lámpara mágica, de ahí su nombre AladDNA, a la que se le pide el medicamento que deseas, y el dispositivo lo produce”, explican los componentes del equipo valenciano. Mónica Guitiérrez, una de las integrantes, expone que “las semillas estarán en un dispositivo con forma de lámpara, dentro de la que cual instalaremos los leds para dar luz, y el circuito electrónico para controlarlas”.

Así, este dispositivo podría utilizarse para la producción de múltiples bioproductos o medicamentos. En este caso, los alumnos de la UPV experimentarán con cuatro, los cuales son: una vacuna, un antiviral, un anticuerpo y una proteína que modula el sistema inmunológico.

Usando como inductores los diferentes pulsos de luz, se activa dicho circuito para que produzca el medicamento o bioproducto deseado, que depende de la secuencia de pulsos de luz que se le dé a la semilla”, explican los estudiantes. “Nosotros trabajaremos con dos luces, roja y azul, para producir hasta 4 medicamentos”.

Mónica Gutiérrez asegura además que este circuito podría ampliarse para que pudiera almacenar información acerca de cualquier tipo de producto, de forma que podría utilizarse en diferentes ámbitos. “Nos planteamos incluso que con más investigación y estudios de seguridad, no sólo serviría como dispositivo portátil para lugares aislados, si no que se podrían hacer invernaderos para producir de forma barata y autónoma cualquier compuesto biológico”, ha asegurado.

Paula Cantó