Año y medio de cárcel por el incendio en l’Alcalatén en 2007

Los diez acusados del incendio en l’Alcalatén que se declaró en agosto de 2007 en la comarca castellonense, que afectó a una superficie de 5.775,03 hectáreas de matorral, cultivo y arbolado y a 1.706,69 hectáreas de terrenos no forestales, han aceptado este lunes en la primera sesión del juicio una condena de un año y seis meses de prisión, además de una multa, tras alcanzar una sentencia de conformidad las distintas partes.

Así, la sentencia que ha dictado el juez ‘in voce’ condena a los acusados por un delito de incendio por imprudencia grave y reduce la pena con respecto a la petición inicial de dos años y seis meses de prisión que reclamaba la Fiscalía.

Según la calificación del fiscal, el incendio se produjo el 28 de agosto de 2007 cuando cuatro de los acusados, empleados de una empresa de montajes eléctricos contratada por Iberdrola, se personaron en una partida de la localidad de Les Useres para trabajar en una torre de media tensión, propiedad de la eléctrica, sin proteger la zona que era terreno forestal, y desmontaron una pieza con una radial, lo que provocó que saltaran chispas a la vegetación, que desencadenaron el fuego.

El juicio continuará este miércoles para dirimir la responsabilidad civil, cuestión sobre la que no se ha podido alcanzar un acuerdo a pesar de que Iberdrola y el resto de empresas a las que se atribuye responsabilidad en el incendio han elevado de 600.000 a 1.500.000 euros la indemnización a los particulares afectados, según ha explicado a los medios el portavoz de la Asociación de Damnificados por el incendio de l’Alcalatén, Pedro Gozalbo, cifra que no considera que sea “ni justa, ni digna”.