Chelva celebra la XXIII Semana del Medio Ambiente

Chelva celebra su XXIII Semana del Medio Ambiente. Durante este periodo se llevarán a cabo diferentes actividades para niños y mayores relacionadas con la educación medioambiental.

Esta es la vigésimo tercera edición que celebran de manera ininterrumpida. Nace con la Cumbre de la Tierra celebrada en 1992 en Río de Janeiro con el compromiso de trabajar por un desarrollo sostenible. Gloria Ródenas, técnico de desarrollo local de Chelva, asegura que esta es “una forma de hacer ese compromiso más participativo”.

Entre las actividades para los niños destacan los talleres de reciclaje y de educación medioambiental, celebrados tanto en el Centro Cultural de la Ermita de Santa Cruz como en las diversas clases del colegio del municipio. Además también han convocado un concurso de dibujo en el que todos los participantes obtienen una recompensa.

Para mayores, y niños también si lo desean, han propuesto una exposición de fotografía en colaboración con la Asociación de fotógrafos de naturaleza “Naturhide”. También se ha programado un taller de risoterapia basado en la temática del consumo sostenible, de una manera lúdica. Otra propuesta del ayuntamiento ha sido el taller de ‘Cocina energética’ de la mano de Irene García. Aquí se tratan temas de productos ecológicos, alimentos indicados para los niños que aporten energía en abundancia, formas de ahorro… una propuesta con mucho éxito en ediciones anteriores.

Referente al tema de la agricultura ecológica, en Chelva existe una iniciativa de estas características dedicada al cultivo de aceite ecológico que está funcionando muy bien. Está a cargo de un grupo de gente joven concienciada con el medio ambiente. Gente joven que también participa en otras actividades de esta semana como el ‘Día de la montaña limpia’, en el que el Centro excursionista de Chelva ha convocado e todo el pueblo para participar en la recogida de residuos en la montaña y posteriormente en ‘La Ruta del agua’, para proceder a la misma tarea pero en el río.

El sábado se celebrará una feria del reciclaje con casetas que se instalarán para realizar charlas y habrá también una rueda con regalos. Todo esto aprovechando el ambiente que se genera alrededor del mercado municipal. Estas propuestas están hechas con un bajo presupuesto, pero Chelva ya nota, después de tantos años, “una evolución de las generaciones, cada día más concienciadas con el medio ambiente y su cuidado”, asegura Ródenas.