Ciudad de color: los ninots toman la calle

Cuando aún falta seis días para la plantà oficial, muchas comisiones y sus respectivos artistas falleros se afanan estos días por empezar a colocar remates y columnas vertebrales que sostengan la monumentalidad de los más de 700 monumentos que decorarán las calles de Valencia a partir del próximo sábado.

Las calles de la capital ya están cortadas  desde hace unos días, concretamente desde el pasado 5 de marzo por la instalación de carpas falleras pero, ahora, además muchas confluencias de callejones y esquinas tienen invitados de excepción. Especialmente las fallas que compiten en Sección Especial, donde la puesta en escena requiere de una preparación y un montaje previo de varias semanas en el que no se permite ningún fallo.

Esto lo saben bien los falleros y los vecinos de Convento Jerusalén, donde el equipo de Pedro Santaeulalia lleva días, con sus respectivas noches, trasladando las figuras hasta el céntrico chaflán en el que plantará en 2014 unos ninots que este año son vistos de manera peculiar, después de que el afamado artista haya hecho uso de las Google Glass que han grabado el montaje de cada una de las piezas.

Dos plazas ‘especiales’ se hallan en estos momentos también colapsados por gigantes de colores. La Plaza del Mercado Central, que este año regresa a la máxima categoría en monumentos, ya reunía este fin de semana a una aglomeración más numerosa si cabe de lo habitual, que, curiosa, se acercaba a echar una ojeada a las piezas que firma Xavi Herrero.

Una normalmente tranquila y silenciosa Plaza del Pilar está desde hace unas horas abarrotada, no solo por los falleros de esta histórica comisión, sino también por los monumentales ninots de Pere Baenas, que un año más repite con una espectáculo de “Escándalo”, literalmente, como ha venido a bautizar a la falla que opta a un Premio Premio de Especial, que los del Pilar no acarician desde el año 1999 con una obra de Julio Monterrubio.

Imposible pasar por alto Ruzafa, donde Sueca y Cuba vienen de vivir su fin de semana grande con la inauguración de su espectáculo de luces, en el que Sueca- Literato Azorín ha resultado ganadora, y, ambas, algo más tardías se han puesto manos a la obra también en llenar el barrio de majestuosidad con unas apuestas que “llegan pisando fuerte este año”, según comentas desde otras comisiones vecinas.

Desde el centro y barrios emblemáticos, pasando por L’Eixample, Benimaclet, Marítim o Campanar, en las próximas jornadas se desvela el secreto mejor guardado por los barrios en los últimos meses. Son solo cinco días de majestuosidad y admiración con la vista puesta a varios metros de altura, pero son cinco días suficientes para el orgullo de los artistas y sus comisiones que esperan ansiosos a la noche del 19 de marzo, en la que dirán adiós a sus efímeras creaciones para dar la bienvenida a las que ya planean para 2015.