EDITORIAL. Candidez sin paliativos

Ayer nos enterábamos que el Juzgado de Primera Instancia Número 9 de Alicante condenaba a Nuria Roca a pagar 15.000 euros a Sonia Castedo (la popular solicitaba 75.000 euros) por haberla llamado «choriza sin paliativos». El juez argumenta que esta calificación “constituye una intromisión ilegítima en el derecho al honor”. Aunque la sentencia no es firme, la presentadora además de los intereses de la cantidad desde la presentación de la denuncia por la exalcaldesa, deberá publicar el fallo en dos medios de comunicación y en su propio blog. Todo se remonta a septiembre de 2014 cuando Roca publicó un post en el que se despachaba con la edil y que llevaba por título Me caes muy mal. Te tengo manía y detesto todo lo que representas”. En aquel tiempo, Castedo todavía no había dimitido de su puesto en el ayuntamiento alicantino por su imputación en el caso Brugal –lo haría en diciembre de ese mismo año– a pesar de las presiones del PP (y van…). El caso es que Roca se metió en un jardín de difícil salida y ahora deberá afrontar las consecuencias.

Extraña que una persona con tanto bagaje en la vida pública cometiera este error, si no buscamos como explicación querer acallar las críticas -y tal vez su conciencia- que le supusieron presentar un evento del Consell. Su presencia en aquel acto (Adhesión al Acuerdo de la Sociedad Civil por la Comunitat Valenciana) fue duramente criticado por la oposición. Pero, definitivamente, la periodista no midió bien el alcance de sus palabras. Ahora, si la sentencia es firme, tendrá que pagar, aunque siempre lo podrá hacer con los ingresos que le procuraron la presentación de aquel evento de la Generalitat. Quien no se consuela es porque no quiere.